"La libertad positiva implica también el principio de que no existe poder superior al del yo individual; que el hombre representa el centro y fin de la vida, que el desarrollo y la realización de la individualidad constituyen un fin que no puede ser nunca subordinado a propósitos a los que se atribuye una finalidad mayor." 
Erich Fromm

"El hombre debería decir siempre mucho más de lo que pretende y pretender mucho más de lo que dice." Oscar Wilde

"Establecemos reglas para los demás y excepciones para nosotros." 
François de La Rochefoucauld



Uno de los puntos más importantes que debes empezar a construir si deseas darle un vuelco radical a tu vida son los principios que van a regir tu nueva forma de ser. La disciplina y el seguimiento de un método personal son dos aspectos que no deben ser subestimados en nuestra búsqueda de la mejor versión de nosotros mismos. Si quieres ser una persona consistente y coherente con tus propios gustos y metas en la vida, necesitas regirte por una serie de lineamientos que delimitarán la forma en la que vas a vivir y que configurarán tu particular manera de pensar y de enfocarte hacia tus objetivos.

Por eso quiero que te sientes a reflexionar un poco y comiences a pensar en las cosas que son más importantes para ti, las que más valoras en ti y en otros, las cosas a las que más le tienes respeto. Debes tomarte un tiempo y con seriedad ponerte a meditar en aquellas cosas que han perjudicado tu vida, y también en aquellas que podrían hacerlo en un futuro. Esas son las cosas que tienes que evitar a toda costa.

Coge una hoja de papel y escribe las cosas que definen lo que eres, las cosas en las que no estás dispuesto a ceder y los límites que no te permitirías cruzar si tuvieras la fuerza de voluntad necesaria. Anota todo lo que cumplirías a cabalidad si fueras esa persona en la que quieres convertirte. Por ejemplo, si valoras mucho la puntualidad, conviértelo en un principio en tu vida. Así, no permitirás que alguien modifique o altere ese principio, sin importar quien sea. Serás una persona que se va a caracterizar SIEMPRE por ser alguien que llega a tiempo, y vas a demandar lo mismo de las personas con las que más te relacionas.

Así, irás convirtiendo cada uno de tus aspectos más fuertes en un pilar que sostendrá tu forma de ser en cualquier momento y lugar. No temas ser psicorígido, los principios que redactarás para ti le darán firmeza y robustez a tu carácter. Recuerda que estos principios son para ti, así que no pienses en lo que los demás pensarán o harán respecto a ellos. Son tus reglas más personales y los demás deben aceptarlas, o al menos, respetarlas.

Tener unos principios claros e inquebrantables te permitirá conocerte mucho mejor, y te permitirá identificar las cosas que necesitas tener –y las que necesitas desechar- para ser la persona que siempre has querido ser. Procura esos principios comprendan las cosas más importantes en las dimensiones centrales de tu vida: laboral, personal, sentimental, social, etc. Para que sepas de lo que estoy hablando aquí te va un ejemplo:


"Las pequeñas acciones de cada día son las que hacen o deshacen el carácter." 
Oscar Wilde
Trata de ser muy concreto, lo más específico que puedas. Así no tendrás la tentación de pisotear tus propios principios porque no eran totalmente explícitos. Si tienes que considerar cláusulas o excepciones, hazlo, sé lo más exhaustivo que puedas; pero deja muy en claro cada principio, porque son cosas que no vas a negociar jamás y no podrás violar por más que debas o quieras.

Cuando estés haciendo este ejercicio, no seas tan estricto contigo mismo, sé realista y no pongas principios que jamás cumplirías. Procura que sean cosas que ya te definen o que están muy cerca de ser algo fijo en tu vida. Esta no es una lista de cosas para cumplir más adelante, sino todo lo contrario, es una lista de cosas para no incumplir. No necesariamente tienen que ser cosas que ya están consolidadas en tu personalidad, pero tampoco deberías poner cosas que estás muy lejos de lograr; trata de encontrar un punto medio.

Ejercicio Para Ser Independiente Psicológicamente

Trata de establecer normas que te permitan alcanzar lo que quieres. Por ejemplo, si quieres dedicar más tiempo a tus proyectos personales, como el diseño o el arte, redacta un principio en forma de hábito. Pero no vayas a poner algo como “dedicaré una hora diaria a mi pasión por el dibujo”, eso es algo poco específico y además muy difícil de lograr de un día para otro. Comienza con pequeñas cantidades pero que sean seguras, una hora a la semana o al mes, por ejemplo. Poco a poco comenzarás a ser más constante y podrás modificar tus principios de manera acorde.

Anuncios





Recuerda permanentemente tus principios –escríbelos en un lugar seguro- y vigila que no estés violando tu propio código, tus mandamientos. Este será tu código de honor, lo pulirás y lo modificarás de cuando en cuando, pero ante todo deberás respetarlo y obedecerlo. Define cada principio con honestidad, sin exagerar y teniendo en cuenta tu experiencia personal. Reflexiona muy bien sobre cada punto. Tómate el tiempo necesario para escribirlo, no te afanes por tenerlo listo en un día o en una semana.


A continuación te ofrezco unas claves para que tengas en cuenta al redactar tus principios vitales:


Por ejemplo, si una de tus cualidades más importantes es el respeto, establécelo como principio y haz que los demás lo conozcan. Así como tú serás respetuoso –por ejemplo, no dirás groserías en público- así lo demandarás de otros, especialmente aquellas personas que te valoran lo suficiente como para no decir groserías delante tuyo.


Por ejemplo, si piensas que eres una persona inconstante, ten en cuenta que los principios que vas a instaurar no sean tan estrictos y no demanden de ti una constancia que todavía no tienes; pero al mismo tiempo intenta definir algunos de tus principios de manera que te permitan en un futuro convertirte en alguien más constante.


Aquello que valores en las personas más cercanas, puedes establecerlo como principio, exigiendo que tus futuras parejas y amistades cercanas tengan esa cualidad principal que más aprecias, sea la sinceridad, la responsabilidad, la humildad, etc.


Por ejemplo, si te disgusta que los demás critiquen de forma destructiva, inventen chismes o hagan bromas de mal gusto, escribe un principio que diga que jamás premiarás este tipo de conductas con halagos, risas o complacencias.

Establece como regla en tu vida que jamás descuidarás esa actividad favorita, sin importar si es por alguien más, por tu trabajo o por tu familia.



Por ejemplo, si te disgusta que interfieran en tu vida, implanta en tu vida diaria un principio en el que compartas tus asuntos más personales únicamente con tu pareja estable y tu familia.


Describe una norma en tu vida que te permita acceder a tu estado más feliz. Si, por ejemplo, disfrutaste mucho de una caminata por un parque natural con tu familia, procura crear las condiciones necesarias para que de vez en cuando hagas este tipo de cosas. No las sacrifiques culpando a la falta de dinero o de tiempo.


Esta pregunta te permitirá identificar qué es lo que más valoras en tu vida personal y profesional. Define un principio que te permita alcanzar logros parecidos, aunque no estén dentro de tus condiciones personales o laborales actuales. Por ejemplo, tal vez estés pensando que lo más importante en la vida sea tener un buen empleo o una educación superior, pero tu mayor logro no tenga nada que ver con esas dos cosas. Así que revisa muy bien qué es lo que realmente aprecias más y corrige el camino que estás llevando en tu vida, si es necesario (y posible).


No te permitas jamás tener un remordimiento parecido a este. Redacta las reglas necesarias que te evitarán tener un arrepentimiento de este tipo otra vez.


De nuevo, examina las cosas que más te proporcionan satisfacción. Tal vez sea tu familia o algún tipo de actividad que no realizas con frecuencia. Elabora un principio conforme a tu ideal de felicidad. Por ejemplo “Dedicaré un día entero cada mes para compartirlo con mi familia”


Preguntarte esto te hará reflexionar sobre el modo en que estás viviendo cada día. Si, por ejemplo, tu estado mental más común es el estrés o la preocupación, crea un principio que te permita lidiar con esos estados. Por ejemplo, comprometiéndote a dedicar una hora diaria a tu pasatiempo favorito, a dormir o simplemente a desconectarte del mundo.


Tus mayores habilidades o talentos tienen que ser explotados, aunque no sean una prioridad. Si eres bueno en algo, debes cultivar esa destreza, te aseguro que te proporcionará una gran satisfacción, mejorará tu autoestima y te mantendrá motivado.


Debes tener en cuenta que tus temores configuran gran parte de tu personalidad, así que no los puedes ignorar. Si quieres evitar a toda costa esa cuestión a la que más le tienes miedo, por ejemplo, el fracaso financiero, construye algunos principios que te aseguren que jamás tendrás que enfrentarte a esa situación. Por ejemplo, “no dedicaré mis horas laborales a asuntos diferentes a mi trabajo”, “no malgastaré mi dinero en lujos innecesarios de los que luego me vaya a arrepentir”, etc.


La idea detrás de estos principios no es atarte, sino que también te permitan liberarte un poco y hacer algo diferente dentro de unos límites razonables, así no estarás jugando contra ti mismo, no te vas a traicionar a ti mismo por no conocer bien en qué crees y en qué no. Así, puedes establecer como principio hacer algo que jamás hayas hecho al menos una vez al año, como saltar de un paracaídas o algo tan sencillo como probar una comida nueva.


Este es el cuestionamiento central. Muchos de los principios inquebrantables de tu vida tienen que estar acordes con lo que crees, aquello que jamás que atreverías a renunciar. Si crees en el trabajo duro, en la gente honesta, en que lo más importante es la familia, etc., debes ser coherente con eso, y sobretodo, debes hacer todo lo posible para que tu vida jamás traicione tus creencias más significativas.

Te aseguro que dentro de un par de años mirarás a atrás y vas a comprender que esta serie de principios te ayudó a ser una persona con un carácter fuerte, con una personalidad sólida. No pienses que los principios que fijes para tu vida serán una camisa de fuerza, sino todo lo contrario, te permitirán ser flexible dentro del límite permitido, te ampliarán el camino pero sin que te salgas de él. Por supuesto, tu experiencia personal te irá diciendo cuáles principios son útiles y cuáles no, pero no te apresures a juzgar eso. Sé paciente y espera un buen tiempo para que los resultados se manifiesten.

Honrar un código que tú mismo has construido –que no es copia de la forma de pensar de alguien más y que ha sido producto de tu reflexión y tu madurez- es un rasgo que las demás personas van a admirar y a respetar. A un tiempo, te permitirá ser fiel a ti mismo, a tu esencia y a tus propósitos, independientemente de tu situación actual. Una vez que hayas establecido conscientemente las reglas de tu vida, mantente firme respecto a ellas. La idea es que tus reglas representen tus objetivos, tus necesidades, tus deseos y tu propia personalidad. En una palabra, representan lo que es importante para ti y si las irrespetas, estás irrespetándote a ti mismo.

Si necesitas más preguntas que te guíen, en esta publicación encontrarás ¡100 ideas!


--

¿Qué te pareció el post? ¿Estás de acuerdo con la necesidad de tener principios y reglas o crees que es mejor vivir de acuerdo al momento? ¿Tienes algún principio inquebrantable en tu vida? Comenta.

Publicar un comentario Blogger

  1. Voy en la mitad del ejercicio, pero me parece genial este tipo de orientaciones para identificar ciertas cosas en nuestras vidas. Te felicito, de verdad me parece muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Esto era lo que estaba buscando se que he vivido de acuerdo al momento y no me ha traído cosas muy buenas, ahora me dedicare a establecer mis reglas para vivir una vida plena y orientada a mis logros y mi felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Muy muy buen post! Después de leerlo me he dado cuenta de que muchas veces me siento perdido y dañado porque no me conozco lo suficiente, porque no se que es lo que quiero y lo que valoro, no porque no me respete. Un buen ejercicio con las claves esenciales de reflexión para reforzar nuestra persona ante el mundo y ante nosotros mismos. Espero cumplirlo!

    ResponderEliminar
  4. me encanta este blok lo pone a uno a reflexionar en lo que esta fallando y tiene un grado de realidad ,la felicidad esta en uno mismo y no en las cosas externas muchas gracias por tanto conocimiento y Dios los bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco a todos por sus comentarios. Me alegra que esta publicación sea de su agrado y que sea motivo de reflexión y auto-cuestionamiento.

      ¡Gracias por apoyarme!

      Eliminar
  5. Hola, me parece muy interesante todo el contenido de este artículo, de alguna forma me orienta a tener una vida mejor por medio de la fijación de mis propios principios y de lo que creo que es bueno para mi.

    Por otro lado, no estoy de acuerdo en cuando hablas de que se debe uno alejar de las situaciones a las que le tiene miedo, evitándolas lo más posible. Me parece que en alejarse de estas situaciones está el error. Personalmente pienso que lo mejor para vencer los miedos es enfrentarlos, conquistarlos y no evitarlos.

    Excelente artículo, Mil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario! Aprecio mucho que lo encuentres útil.

      En cuanto a los miedos, considero que tienes razón. Es importante afrontar los miedos: saber de dónde vienen, por qué nos ocasionan miedo, qué nos dicen de nosotros mismos.

      Sin embargo, cuando hablo de evitar que se materialicen nuestros miedos, me refiero a que existen muchas cosas que podemos hacer para impedir que se hagan reales. Por ejemplo, si tengo miedo a quedarme sin empleo, hay muchas medidas que puedo tomar para impedirlo. En cierta medida, es una forma de enfrentarlos.

      Eliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top