Cómo lograr mis metas

Uno de los aspectos más importantes que debemos cultivar en nuestra personalidad es la persistencia. Ser persistente, desde mi punto de vista, es más importante que tener talento o habilidad. En numerosas ocasiones he descubierto que los personajes que más admiración me despiertan, lograron sus hazañas basándose en un esfuerzo concentrado e incesante, más que en sus capacidades excepcionales o en los dones físicos o intelectuales que siempre tuvieron. A veces los ganadores no son los mejores sino los que nunca se rindieron, los que perseveraron hasta el final.

No rendirse ante los obstáculos y seguir trabajando con el mismo nivel de energía es el ingrediente principal para que logres cualquier cosa que te propongas. Si quieres obtener cualquier tipo de mejora en tu vida, necesitarás ser persistente. Sin persistencia no hay triunfo. Cualquier cosa que valga la pena conseguir en tu vida, te va a costar, vas a tener que sacrificarte y vas a tener que esforzarte mucho.

Probablemente si estás leyendo esto es porque ya has intentado seguir trabajando por tu mejora personal, pero quizás hayas descubierto que por más que te esfuerces por algo, pareces no conseguir aquello que tanto anhelas. Entonces te preguntarás por qué los resultados no aparecen y por qué, a pesar de que le pones todo el empeño, no logras alcanzar lo que deseas. Momentos como esos son los más indicados para que revises si estás fallando al hacer una de estas tres cosas:

1. Trabajar duro
2. Trabajar constantemente
3. Trabajar con enfoque

Frases Motivacionales


A primera vista, seguramente pienses que esto no es algo nuevo. Pues tienes razón. Al fin y al cabo, es algo que todo el mundo te aconseja de alguna u otra manera. Las personas exitosas, los motivadores y los atletas no se cansan de repetir lo mismo. Pero ¿te has preguntado por qué todos dicen lo mismo? Deben tener muy buenas razones, ¿no crees? Bien, pues examinemos entonces realmente lo que significan esas ideas tan desgastadas y tan cliché respecto al éxito en la vida.

Lo primero que debes entender es que las cosas que valen la pena son precisamente tan valiosas porque requieren mucho tiempo y mucha energía. Entonces, si estás buscando algo valioso, no esperes que vaya a ser fácil encontrarlo. Quítate esa idea de la cabeza ante de que decidas ir detrás de tus sueños más importantes. No va a ser fácil, te vas a cansar, te vas a desgastar, vas a tener que sacrificar muchas cosas y es posible que, aunque disfrutes mucho, también sufrirás mucho. ¡Pero está bien! La recompensa será diez veces más grande que todo el trabajo que le hayas dedicado.

Sin embargo, para llegar hasta allá tienes que cumplir los tres requisitos que te mencioné anteriormente. Echemos un vistazo a cada uno.

1. Trabajar duro. Es la expresión más común en los motivadores, conferencistas, atletas y personas de éxito. Así que asegúrate de que verdaderamente la entiendas. Debe existir una muy buena razón para que todos digan lo mismo. Por supuesto, no existe una definición clara de lo que significa trabajar duro, vas a tener que construirla tú mismo; ya que dependerá de tus habilidades y destrezas actuales y el tipo específico de desafío al que te vas a enfrentar. Para saber si estás trabajando duro, fíjate si el reto que tienes delante es desafiante para ti. Si tienes que dar lo mejor de ti para lograr cumplirlo, estás trabajando duro; si es muy fácil, te aburrirás enseguida y no lograrás nada. Pero ten cuidado, si el reto es extremadamente difícil, te estarás agotando y no estarás avanzando. Encuentra el punto medio.

Debes que tener claro que tu idea actual de trabajo duro no es necesariamente la más acertada. Usualmente, las personas exitosas hablan de trabajo duro en retrospectiva, es decir, cuando se sientan a reflexionar sobre todas las cosas que tuvieron que hacer para lograr sus objetivos. En esa medida, sería más conveniente para ti que te concentraras en lo que debes hacer para alcanzar tu meta, no te pongas a pensar si es muy duro o muy suave. Simplemente traza un plan de trabajo y dedícale a mayor cantidad de energía a tu proyecto. Trabaja cada día de manera que cuando mires atrás puedas decir “Di lo mejor de mí y gasté hasta la última gota de energía que tuve”.

Ideas para Motivarse
2. Trabajar constantemente. Sin importar qué tan duro trabajes por lograr aquello que tanto quieres, tus esfuerzos se verán desgastados si no lo haces de manera constante. Puedes dar lo mejor de ti un día o una semana, puedes sacrificar tu sueño y tu alimentación, puedes desgastarte hasta el extremo, pero si tu propósito requiere que trabajes un mes o un año entero, y no solamente una semana de trabajo sobrehumano, habrás perdido tu tiempo y tu valiosa energía. Además, perderás motivación y te desgastarás psicológicamente. Así, la próxima vez que lo vuelvas a intentar, vas a arrastrar contigo ese fracaso previo.

Sencillamente, no perseveraste lo suficiente. Las cosas toman tiempo y no se logran de la noche a la mañana. Debes tener siempre presente que el progreso, aunque sea lento, siempre es progreso. No te enfoques en la velocidad de tu cambio ni qué tan evidente es para ti y todo el mundo que estás alcanzando algo que te propusiste. Esas son pésimas formas de medir tu nivel de éxito o fracaso. Y son pésimas, entre muchas otras, porque nadie sabe -a veces ni siquiera tú mismo- cómo se van a dar los resultados.

Tampoco te compares con los demás, siempre alguien logrará hacer cosas más rápido que tú, pero también habrá personas a las que les costará más tiempo o energía que a ti. Y si tanto te gusta comparar, pues sé justo y compara bien. Compara el contexto, las habilidades, la disponibilidad de tiempo y de recursos de los demás (entre muchas otras cosas) y sólo entonces atrévete a sufrir las consecuencias de compararte con otros. En cualquier caso, la única comparación que te recomiendo es aquella que haces contigo mismo: ¿Soy mejor qué ayer? ¿Soy más fuerte, más rápido y más persistente que antes?

El trabajo duro por sí solo no te garantizará el éxito, tienes que trabajar lo más duro que puedas pero también tienes que ser constante, tienes que hacerlo seguido; sin importar si estás cansado o aburrido o no tienes ganas. Piensa en la recompensa y haz el trabajo correspondiente. Cualquier tipo de progreso, pequeño, lento, torpe, difícil, demorado, etc., aún es progreso, así que no te desanimes.

Anuncios





Y cuando te digo esto, también aplica para la constancia. La constancia es una de las virtudes más difíciles de lograr. Todos somos constantes en alguna medida, y lo somos en cosas distintas; así que no te decepciones diciéndote a ti mismo que no eres constante. Estoy seguro que eres constante para hacer algo que los demás no harían con tanta regularidad como tú, así sea jugar videojuegos todos los días o salir todos los domingos a montar bicicleta. Ahora, lo que tienes que hacer es aplicar esa disciplina al reto que quieres superar. Para ser constantes respecto a aquello que tanto queremos, debemos aceptar que adquirir esa constancia es también un proceso que requiere perseverancia, que vamos a tener muchas dificultades y que no será fácil, especialmente durante las primeras etapas. No des la constancia por sentado, es algo que también tienes que lograr con mucho esfuerzo.

Por estas razones, no decaigas cuando notes que estás siendo demasiado caótico, que trabajas por tus metas un día, luego a los tres días, luego al día siguiente y luego después de una semana. Piensa que estás construyendo tu constancia. No es algo que aparecerá en un abrir y cerrar de ojos, pero ningún esfuerzo será en vano. Siempre aprenderás de tus errores y la experiencia, especialmente el fracaso, te enseñará cosas fundamentales para tu proceso de transformación. Por ejemplo, te ayudará a redefinir tus métodos y tu forma de abordar tus desafíos. Incluso, tal vez sea necesario que replantees, así sea sutilmente, tus propósitos, pero si eres persistente serás una versión mejorada de ti mismo, a cada paso, con una fuerza que sólo puede incrementarse. Eso es lo bueno de los buenos desafíos, realmente nunca pierdes nada.

No te resignes cuando persigas tus objetivos. No renuncies a tus sueños, porque serán lo que te harán sentir que tu vida merece ser vivida, tus sueños son el combustible que alimentará tu pasión por vivir y seguir adelante, aquello que te proporcionará gran satisfacción cuando mires atrás y veas todo lo que has logrado.


Reflexiones para Motivarse
¡No intentes renunciar, consigue la mayor recompensa de tu propio sudor!

3. Trabaja con enfoque. Lo que quiero decir con esto es que trabajes inteligentemente. En muchas ocasiones, trabajamos duro y trabajamos constantemente, pero aun así no alcanzamos el éxito en nuestros proyectos. En estos casos, debemos asegurarnos de que estamos trabajando de manera inteligente. Es decir, que estamos ejecutando nuestro plan de la mejor manera, que vamos corrigiendo los errores que se van presentando, que solucionamos los inconvenientes que se nos presentan, que nuestro proyecto está bien diseñado y que se acomoda a las mejoras que se van implementando.

Lo que quiero decir con todo esto es que si trabajas de manera inteligente, usas tus energías de la manera más óptima posible, no te desgastas haciendo cosas innecesarias o dedicándole tiempo y energías a algo que te dará muy poco provecho. Por ejemplo, si vas a entrenar para una competencia de ping pong, de nada te servirá ir todos los días, durante cinco horas diarias. a jugar ping pong con tu mejor amigo. Eso es trabajo duro y trabajo constante, pero no la mejor manera de trabajar. Tienes que estudiar las técnicas y las estrategias de juego, tienes que investigar sobre los mejores ejercicios que puedes llevar a cabo para desarrollar un buen revés o un buen saque. Tienes que evaluar tus fortalezas y tus debilidades con el fin de hacerte bueno en los aspectos del juego en los que no eres tan diestro.

En fin, debes trabajar con un enfoque claro, con un diseño bien delimitado. Tienes que contemplar todas las posibilidades y ajustar tu forma de trabajar. Puede que durante un tiempo una estrategia específica te sea útil, pero luego es posible que necesites algo diferente. Esto es lo más probable, pues estás avanzando: primero te arrastras, luego caminas y finalmente corres (o vuelas, ¿por qué no?). Además, aunque a veces es más importante comenzar a trabajar y hacerlo constantemente, eventualmente tendrás que mejorar tu enfoque y arreglar aquellos puntos que están fallando.

Cómo ganar perseverancia

Asegúrate de revisar estos tres componentes interrelacionados del esfuerzo dirigido a metas y no dejes de modificar tu plan de trabajo las veces que sea necesario. Está bien experimentar e intentar distintas formas de lograr lo mismo hasta que encuentres la que más se acomode a ti. En el siguiente post te daré algunos consejos para organizar mejor tu tiempo (y por ende, tus esfuerzos) y luego te daré algunas recomendaciones adicionales para que no te rindas mientras escalas tu propia montaña del éxito. Si tienes alguna observación, duda o sugerencia; o si quieres compartir qué es lo que te parece más complicado de ser perseverante, no dudes en comunicarte conmigo a través de la sección de comentarios.

tu cambio es ahora


Publicar un comentario Blogger

  1. Creo que es una buena herramienta en un contexto ideal, o sea es muy difícil poner en práctica todo esto. Sin embargo creo que algo muy importante es lo del enfoque, como tener claro qué se quiere realmente. Podrías poner más ejemplos, digamos cómo organizar agendas o realizar horarios.

    Ser constante en algo que requiere esfuerzo o que no disfrutamos mucho es realmente difícil, lo que te alimenta es llegar a la meta, pero aún así no encuentro una forma efectiva de disfrutar el proceso. Tal vez aquí si trabajar inteligentemente y saber cuál es logro que quiero conseguir es lo necesario, podrías hablar más de ello...

    ResponderEliminar
  2. No quise ser muy específico porque nuestras metas pueden diferir mucho. Sin embargo, retomaré estas ideas cuando trate temas más específicos.

    Tendré en cuenta tus comentarios para futuras entradas.

    ResponderEliminar
  3. Leyendo esto, elaboré unas preguntas que quisiera compartir y que pueden ser de apoyo para saber si trabajamos duro, con enfoque y constantemente:

    Trabajo duro: ¿Es desafiante para mi? ¿Tengo que sacrificar algo? ¿Que voy a ganar a cambio? ¿Estoy haciendo todo lo que puedo? ¿Cuanto tiempo le dedico? ¿Tengo diseñado un plan de trabajo?

    Trabajo constantemente: ¿Cuento tiempo invierto? ¿Que tan motivado estoy? ¿Cómo me motivo? ¿Cómo mido mis progresos?

    Trabajo con enfoque: ¿Si tengo el plan correcto? ¿Tengo mi propósito definido y claro? ¿Está mi plan acorde a mis contextos y habilidades?

    Obviamente deduje todo de lo que expusiste, pero creo que tal vez estás preguntas puedan apoyar un poco tu punto.

    Gracias por estos consejos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la Pasión te llevara al Éxito;mas es fundamental tener un Enfoque en lo que Realmente Queremos ¡Luchemos por lo que Queremos y Hagamos de Nuestros Sueños un Verdadero Exito!

    ResponderEliminar
  5. Me parece muy interesante este blog a pesar de que difiero en algunas cosas, pero por su puesto, sin ánimo de criticar, simplemente otorgando otro punto de vista.

    Es interesante el apartado en que se prima la constancia sobre la habilidad. Desde mi punto de vista el constante podrá estar entre los mejores, el hábil será el mejor. El constante puede ganar por eso de que a veces no gana el mejor. Estoy de acuerdo, pero creo que el objetivo no debería ser ganar, sino ser el mejor.

    Otra cosa en la que me gustaría intervenir es en el apartado de la filosofía social de "el que algo quiere algo le cuesta". Me niego a seguir los cánones ilógicos de una sociedad que se rige más por seguir el camino que por el preocuparse a dónde va. ¿Por qué hay que sufrir para conseguir lo que uno quiere? Entiendo que si sufres para conseguir algo lo valores más, pero no por ello va a ser mejor, a lo mejor alcanzo lo que más me nutre internamente sin pasar por ningún sacrificio...

    Repito que no critico nada sino que intento dar otro punto de vista

    Gracias de nuevo por este blog!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por sus comentarios. ¡Bienvenidas sean las críticas y los puntos de vista diferentes! Ustedes son los que nutren este blog con sus comentarios y sus aportes.

    Respecto al último comentario, me agrada mucho conocer un punto de vista diferente, que por supuesto, también es debatible. Muchas gracias por tu aporte.

    Primero que todo, la persona que es hábil pero no es constante no puede ganar, y obviamente, no puede ser el mejor. No estoy haciendo un debate sobre qué es mejor, si el talento o el trabajo duro, sino que estoy haciendo un llamado a este último porque es precisamente la costancia la que va a hacernos ganar, a ser mejores y a dar todo lo mejor de nosotros.

    Segundo, creo que estoy de acuerdo contigo en que no necesariamente se tiene que sufrir (sufrir es muy diferente a esforzarse). Desde mi punto de vista, sin embargo, las cosas que son difíciles de obtener suelen ser muy satisfactorias para nosotros, como un cuerpo atlético, una victoria deportiva o una buena nota en el semestre. De nuevo, no intento elaborar dicotomías entre metas fáciles y difíciles (el pensamiento dicotómico suele ser muy perjudicial porque limita demasiado nuestra perspectiva sobre el mundo), sino que me interesa resaltar que no podemos esperar lograr la mayoría de nuestras metas importantes sin esforzarnos.

    ¡Gracias a los lectores y a los comentaristas!

    ResponderEliminar
  7. Y como se podría seguir adelante sin tener un objetivo claro como por ejemplo un grado medio de deportes pero luego piensas y sabes con seguridad que no te querras dedicar a eso toda tu vida
    Y mi pregunta es de donde sacas la motivación ? Porque yo pienso que si pasas tanto esfuerzo para luego no hacer lo que de verdad te gusta en la vida sentiras que es una perdida de tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus preguntas. Aprecio que te tomes el tiempo para discutir.

      Desde mi punto de vista, puedes seguir adelante sin importar si el objetivo que tienes en mente no es a largo plazo. Puede que sea a mediano o a corto plazo, lo importante es que lo reconozcas y lo aprecies como tal.

      Incluso, si no te interesa sobresalir y ser el mejor, siempre es importante disfrutar las etapas que tienes en la vida. Eso no significa que lo vayas a hacer de por vida. De todas maneras, muchas de las cosas que hacemos las hacemos por tiempo limitado, por diversión, por pasarla bien, por demostrarnos que somos capaces, por enfrentar nuevos retos...

      La motivación no tiene que durarte toda la vida y tú no puedes ser un atleta élite, un profesional, un académico y un artista a un tiempo, pero eso no significa que no estudies, que no te dediques a los deportes, que no trabajes y que no dibujes, pintes o escribas.

      No todo tiene que tener un objetivo funcional, práctico y duradero.

      Eliminar
  8. En mi opinión, la perseverancia está sobrevalorada. No se puede observar desde afuera. Hay una frase que me encanta, que dice: "Trabaja duro en silencio, deja que los logros hablen por ti". La verdad es que es una frase muy motivadora, apoya al trabajo duro y la perseverancia. Pero esconde una realidad: no permite demostrar los sacrificios que hacemos por nuestros sueños. Las personas que observan desde afuera no se dan cuenta de lo que hemos podido sufrir o lo que hemos tenido que pasar para conseguir lo que queremos. Es triste pensar que lo más importante, es lo menos visible. Todos siempre oímos repetidamente la importancia de la constancia, pero nadie nos la hace ver. Tenemos que experimentarla por nuestra cuenta, si no, nunca le daremos la importancia que se merece.

    Por muchos vídeos que puedas ver sobre el trabajo duro que hacen los deportistas diariamente, hasta que no lo compruebes por ti mismo, no sabrás lo importante, lo difícil y lo gratificante que es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Adriá. Gran parte de nuestro esfuerzo es invisible e incluso cuando es visible no es valorado adecuadamente.

      La verdad es que la motivación interna debe ser muy grande porque nadie recompensa la perseverancia, y más cuando no la pueden ver.

      Excelente comentario, muchas gracias por escribir.

      Eliminar
  9. GRACIAS SON DE GRAN AYUDA SUS COMENTARIOS ESTOY EN UNA ETAPA MUY DIFICIL EMPEZANDO UN NEGOCIO Y NO SALEN LAS COSAS COMO UNO LO ESPERA ME HAN PASADO VARIAS SITUACIONES QUE ME DESANIMAN Y PONGO A PRUEBA MIS MIEDOS DE EMPEZAR UN NEGOCIO INVERTIR Y QUE NO RESULTE.
    SEGUIRE SUS CONSEJOS
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme y comentar la publicación. Espero que hagas las modificaciones necesarias a tu negocio y puedas convertirlo en algo muy próspero.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Kanon. ¡Que tengas un excelente fin de semana!

      Eliminar
  12. Buen articulo, mas sin embargo la barra de redes sociales no me permitió leerlo con comodidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apreciación, José. ¿Te refieres a la barra lateral o la barra al final de la publicación?

      Si es la barra lateral, es posible ocultarla, pulsando la flecha <- que aparece debajo del ícono +.

      Eliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top