"Actúa positivo. Pensar positivo no es suficiente. Hablar positivo tampoco"

En esta ocasión me gustaría hablar un poco del poder de la acción. Con frecuencia nos encontramos con personas que son muy propensas a sustentar todo con sus palabras y siempre están hablando de sus sueños, de sus metas, de cómo van a sorprender a todos con sus logros; pero a fin de cuentas no terminan haciendo nada.

Tal vez tú seas una de esas personas.

Tal vez te estés preguntando por qué no logras concretar tus planes y por qué siempre se quedan en palabras que se lleva el viento.

Hablar acerca de tus planes te aleja de ellos porque producen en ti un efecto psicológico engañoso. El efecto psicológico engañoso consiste en que tu mente se tranquiliza y se compromete menos cuando hablas de tus planes a otros (e incluso a ti mismo). Así, cuando dices “La siguiente semana comenzaré a hacer ejercicio y todos verán cómo habrá mejorado mi apariencia física”; tu cerebro considera esto casi como una realidad y se preocupará menos.

Técnicas para dejar de hablar y comenzar a actuar
No se trata de lo que decimos, sino de lo que hacemos

Aquí hay varios puntos que deben pensarse con más detenimiento.

Primero que todo, déjame explicarte cómo se logra este efecto psicológico engañoso. En ocasiones anteriores hemos hablado acerca del poder de las palabras y de la imaginación; y hemos comprendido cómo nuestra mente crea realidades que pueden tener efectos muy poderosos en nuestra vida. Ahora bien, como suele ocurrir con la mayoría de cosas excepcionales en la vida, los poderes también pueden ser peligrosos si no se usan correctamente. Concretamente, el que tu mente tenga tanto poder puede volverse un problema para ti si no trasciendes tus reflexiones sobre el éxito, tus ejercicios de visualización, tu forma de usar las palabras para crear estados de ánimo y de motivación poderosos, etc.

Anuncios





Puedes leer cientos de blogs de motivación y superación personal, buscar comunidades en internet, y ser el seguidor número uno de las páginas en Facebook y Google que hablan sobre el cambio; puedes haber visto un millón de vídeos inspiradores en YouTube y puedes llenar tu computadora de imágenes con frases estimulantes que te convenzan momentáneamente de que el mundo es tuyo y que todo lo puedes lograr. Sin embargo, si no haces nada al respecto, lo único que estás haciendo es apaciguar tus preocupaciones y excitar tus deseos y sueños temporalmente. Entonces lees este u otro blog y luego abres Facebook, te pones a jugar Candy Crush Saga o a chatear con tus amigos, y luego de diez minutos estás tan distraído que te dices a ti mismo que tu proceso de transformación comenzará al día siguiente, y así sucesivamente.

Estás motivado, estás convencido, tienes todas las ganas del mundo; pero no estás actuando.

Este estado tan común (y tan raro) es posible gracias a la capacidad psicológica del ser humano para consolarse y consentirse mentalmente sin necesidad de pasar a la acción. La mente acepta este mensaje engañoso porque, por un lado, deja todo para el futuro y, por otro lado, porque recibe el mensaje como si ya fuera real.

Una de las teorías más interesantes de la psicología social afirma que gran parte de nuestra realidad se mantiene a sí misma sólo con el pensamiento, las creencias y las actitudes de las personas. Si llevamos estas ideas al terreno personal, pronto notamos que la mente se puede conformar con bastante poco.

Cómo Dejar de Postergar y Pasar a la Acción
Hablar de tus sueños no te acerca a ellos si malgastas tu tiempo

Piénsalo con esta analogía: Un amigo tuyo está destrozado y se siente muy triste. Cree que su vida es un fracaso y que nada vale la pena. Entonces llegas tú y le invitas a un trago. Se toman unas cervezas y tu amigo se tranquiliza, piensa cosas positivas y se convence de que no todo es tan malo. Sin embargo, la mañana siguiente, cuando el efecto del alcohol es superado, se siente incluso peor. ¿Por qué? Porque sus ideas felices fueron el producto del alcohol, de la emoción del momento. Porque su positivismo no está sustentado por nada en el mundo real: Sigue teniendo un trabajo que apesta y su vida es un caos creciente.

Ese amigo tuyo es tu mente. Todo lo que tu mente consume para sentirse bien (vídeos, frases, reflexiones, libros, blogs, etc.) son como el alcohol para tu amigo. Las ideas más espectaculares pueden venir de esas “drogas” que le gustan tanto a tu mente, pero si no se sustentan con algo real. Si sólo te quedas imaginando, visualizando y soñando, no cambiarás absolutamente nada en tu vida.


Cómo pasar de las ideas a la acción
Analízalo un poco mejor: los libros más vendidos en el mundo son los libros de autoayuda y superación personal. Numerosos escritores se han hecho millonarios vendiendo sus ideas. Sin embargo, la mayoría de estas personas sólo leen estos libros para usarlos como droga. Para excitarse o para relajarse mientras la consumen, y después vuelven a su vida de siempre.

Si sigues leyendo en este punto, asumo que estás un poco desanimado y que no tiene sentido seguir leyendo este o cualquier otro blog. Sin embargo, mi mensaje no pretende desmoralizarte, sino todo lo contrario. Quiero que conozcas cómo funciona tu mente y quiero que uses ese conocimiento para tu propio beneficio. No pretendo engañarte y decirte que será fácil, que todo lo que tienes que hacer para transformar tu vida es leer este blog y ya está.

En este punto, llegamos al tema al que se reduce todo vídeo de motivación, toda conferencia, todo libro, todo artículo de internet: La acción. Las acciones son las que sustentan ese mundo maravilloso que tienes en tu mente. Las acciones son el sustrato material real de todos tus deseos y de todos esos propósitos que tanto quieres cumplir. Por supuesto, pasar a la acción es lo más difícil.

Para de hablar y actúa
Olvida las palabras y los pensamientos: ¡Muévete!

Lo primero que debes hacer para pasar a la acción es tener una actitud adecuada. Una actitud que sea capaz de sostener tus esfuerzos reales. Para esto, debes cultivar ciertas ideas en tu mente. Es decir, tus acciones y tus palabras (dichas o pensadas) se fortalecerán entre sí. Si te fijas en el diseño de este blog, notarás que en las etiquetas te propongo unos ajustes mentales y unos ajustes emocionales, pero también te propongo ejercicios prácticos. Una vez que tu mente esté sintonizada adecuadamente, tus acciones serán cada vez más efectivas.

Por supuesto, no todo se reduce a la acción. Si no te esfuerzas con cierto enfoque y con cierta inteligencia (en este post te explico este tema), tus acciones se derrumbarán muy pronto. Es por esto que muchas personas intentan algo y al tercer día abandonan. Es muy difícil perseverar en nuestras acciones. Así que debemos abordar nuestros sueños sin descuidar nuestros pensamientos, pero tampoco nuestras acciones.

Como puedes ir notando, nuestro tema se va complicando poco a poco. Así que debes tener paciencia. Tu proceso de transformación será lento y trabajoso, pero te aseguro que serás una persona totalmente nueva si perseveras.

Por el momento, evita las siguientes trampas:

1. No presumas de lo que vas a hacer. Evita hablar demasiado acerca de tus planes y de tus metas. Especialmente si no has hecho absolutamente nada de lo que dices. No digas “Voy a hacer esto y lo otro”. Cuando haces esto, pones tu enfoque en el futuro y tu mente capta el mensaje y dejará todos tus planes allí, en un futuro. Lo que tienes que hacer es poner tu énfasis (tu mente y tus acciones) en el presente.

No te confundas. No te estoy diciendo que mantengas tus metas en secreto porque “no se van a cumplir”. Esto es absurdo si has comprendido lo que te he dicho hasta aquí. El asunto no son las palabras y los pensamientos en sí, sino cómo se usan. Usa las palabras en presente, y trata de sustentarlas con acciones. Trata de decir cosas como “Estoy haciendo X para lograr tal cosa”. En otras palabras, comenzaste algo y todavía estás haciéndolo: estás enfocándote en el presente.

2. Evita las personas que hablan mucho y hacen poco. Esto puede sonar muy fuerte para ti, pero la mayoría de las actitudes humanas son contagiosas. Si conoces a alguien que suele pregonar todo lo que está haciendo y lo extraordinario que será una vez que sus acciones den fruto, evítalo. No dejes que tu mente se contamine con personas que viven en el pasado (hablando de sus éxitos previos, usualmente éxitos que no puedes comprobar) o que viven en el futuro (hablando demasiado de los éxitos que todavía no han conseguido).

A fin de cuentas, cuando reconocemos a una persona como triunfadora, no es porque ella nos lo haya dicho y nos haya convencido de ello con sus palabras.

Cómo transformar las intenciones en acciones
Nada motiva más que una acción

Bueno, de aquí se desprenden muchos temas bastante interesantes. El pasar a la acción es algo difícil, pero será nuestro principal interés a lo largo del blog. En las siguientes oportunidades abordaremos temas como los siguientes:

1. Cómo usar las palabras para enfocarnos en la acción.
2. Qué hacer para perseverar en las acciones que emprendemos.
3. Técnicas para desarrollar hábitos difíciles de lograr.
4. Cómo usar las acciones pequeñas para cultivar acciones más grandes.
5. Cómo hablar sobre tus metas de la manera adecuada te puede acercar a ellas.
6. Estrategias para usar el apoyo social para lograr tus metas.

Puedes dejar un comentario para votar cuál tema quisieras que abordara primero.

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!

COMPARTE ESTE POST

Publicar un comentario Blogger

  1. Me parece super interesante el tema, da para pensar!, esperaré las siguientes entradas con ansias!

    ResponderEliminar
  2. Soy una drogadicta mental.

    Muy práctico todo lo que expones, espero los otros post para dejar las drogas y pasar a la acción.

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría como propones que te extendieras frente a este punto: Cómo usar las palabras para enfocarnos en la acción.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. muy bueno espero el siguiente post

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, Nancy. Que tengas un buen día

      Eliminar
  6. Tu blog es lo maximo!!, Espero que lo sigas trabajando. Me gusto Leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te guste. Gracias por animarme a seguir trabajando en él. Te recomiendo seguirnos en las redes sociales.

      Que tengas un día estupendo.

      Eliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top