El inicio de un nuevo año siempre se nos muestra como una oportunidad para reflexionar sobre nuestros objetivos cumplidos e incumplidos durante todo el año. Seguramente, momentos antes del conteo regresivo nos ponemos un poco reflexivos, con una mezcla de culpa por todo lo que hemos dejado sin hacer, una pizca de satisfacción por nuestros logros y una gran dosis de determinación renovada para un nuevo año que apenas comienza.

En medio de nuestra reflexión -algunos más metódicos que otros- elaboramos nuestros propósitos para el nuevo año. Mi mensaje en esta oportunidad para ti es simple: No exageres.

Sugerencias para comenzar bien el nuevo año
“Vamos a abrir el libro. Sus páginas están en blanco. Vamos a poner palabras sobre nosotros mismos. El libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el Día de Año Nuevo.”
Edith Lovejoy Pierce

El ambiente festivo y optimista de diciembre no nos deja pensar con claridad y a mediados de enero nos estamos diciendo a nosotros mismos que las metas que nos propusimos con tanto anhelo son muy difíciles de cumplir y ahí acaba nuestro entusiasmo.

 

No falles esta vez.

 

Este año nuevo no te permitas más renuncias, decepciones y excusas.

Anuncios





Esta es tu oportunidad de llenarte de motivación, de reconciliarte con tus sueños, de retomar el camino que siempre has querido recorrer. Esta es tu oportunidad para iniciar una nueva vida con una actitud triunfadora.

“Quiero creer que voy a mirar este nuevo año 
como si fuese la primera vez 
que desfilan 365 días ante mis ojos.”
Paulo Coelho


Ahora, busca un espacio libre de distracciones y dedícate a escribir máximo tres propósitos para el nuevo año. Presta atención especial a este par de recomendaciones:

1. Supera tu pasado.


Deja atrás el año que ya termina

 

Esta es una de las grandes metáforas del año nuevo. Dejas todo atrás, te concentras en el futuro, enfocas tu mirada hacia lo que tienes delante y rompes las cadenas con tu pasado.

En un artículo anterior, te aconsejaba poner por escrito todos los tormentos de tu pasado para despejarlos de tu cabeza. Esta es la oportunidad perfecta para hacer este ejercicio. Escribe todo lo que sientas que hace parte del pasado que sabes que será un estorbo este año nuevo. Escribe todas tus frustraciones, todo lo que te salió mal, todo lo que quieres evitar este nuevo año.

No es necesario que escribas frases completas. Una palabra clave bastará. Escríbelas imaginando que conforme las vas escribiendo, van saliendo de tu cabeza y se van posando en el papel. La idea es que tu pasado se quede en ese papel y abandone tu mente consciente.

El principio bajo el que funciona este ejercicio es sencillo. Te lo mostraré con un ejemplo: Imagina que debes memorizar un número de teléfono y por nada del mundo puedes olvidarlo. En lugar de guardarlo en tu cabeza y preocuparte si lo vas a olvidar o no, lo anotas en una hoja de papel y lo guardas en un lugar seguro. Así liberas tu mente del teléfono y de todas las preocupaciones asociadas con ello.

No escribas tus propósitos de año nuevo sin antes hacer este ejercicio.


Recuerda que debes hacer espacio en tu mente para que esté centrada en el presente.

Recomendaciones para los propósitos de año nuevo

"Si estás atento al presente, 
el pasado no te distraerá, 
entonces serás siempre nuevo".
Facundo Cabral

2. Sé realista. No exageres.

Cuando escribo “no exageres” me refiero principalmente a dos cosas.

 

Primero, no busques erradicar tus malos hábitos de raíz.

 

No te propongas cosas como: “Dejar de consumir comida chatarra”, “dejar de fumar”, “hacer ejercicio todos los días”. Ese será el efecto a largo plazo, pero no el propósito como tal. El propósito debe estar escrito de tal manera que se vea como algo posible desde los primeros días.

Por ejemplo, comprométete a consumir “MENOS” comida chatarra.

 

Define tus metas como un proceso y no como un resultado: algo que toma tiempo, que requiere paciencia y que es progresivo. 

 

Cómo cumplir los propósitos de año nuevo
No definas metas absolutas del tipo "nunca más". En principio, proponte reducir la frecuencia.

Segundo, no más de tres propósitos.

 

De hecho, si tienes en mente un único objetivo, mucho mejor. ¿Por qué? Aquí van 5 razones por las que es preferible un objetivo único:

Dificultad. Si te propones varias metas, todo te parecerá muy complejo y te sentirás sobre-cargado. Transformar un aspecto de tu vida es algo difícil. De lo contrario, no estarías formulándote estos propósitos cada año con tanta solemnidad. Si cambiar una cosa es algo que requiere de un gran compromiso y nos parece algo muy difícil, ¿por qué te propones cambiar diez cosas a la vez? 

Agotamiento. No dividas tus esfuerzos en demasiados propósitos, eso te agotará mental y físicamente antes del primer mes. Tendrás tu mente y tu cuerpo en tantas actividades diferentes que no podrás mantener el ritmo por mucho tiempo y tus esfuerzos perderán su efectividad.

Tiempo. Ten presente que invertirás una buena cantidad de tiempo en cada propósito y que tendrás que sacar ese tiempo de lo que ahora consideras tu “tiempo libre”. Sé razonable.

Eficacia. Si te propones demasiado, es fácil perder la confianza y el control. Estarás sometido a presión constante en cada área de tu vida y en todo momento. No tendrás tiempo para relajarte, estarás más preocupado y desarrollarás el hábito de la hipervigiliancia: Estar pendiente a cada minuto si estás cumpliendo todo lo que te propusiste. En otras palabras: más estrés y frustraciones.

Motivación. La motivación no es un recurso permanente y por eso debemos usarlo con moderación. Tener diez motivaciones diferentes generará un caos en tu vida y será muy difícil para ti mantenerlas. Busca una sola motivación, lo suficientemente poderosa como para que puedas renovarla durante todo el año.

Cómo hacer una lista de propósitos de año nuevo
Si te propones demasiadas cosas, con el tiempo, irás abandonando uno por uno los propósitos que tenías y al cabo de un par de meses renunciarás a todo.

"Grabad esto en vuestro corazón, 
cada día comienza en nosotros un año nuevo, 
una nueva vida"
Ralph Waldo Emerson

¿Entonces qué debes hacer?

Todos tenemos muchas cosas que queremos cambiar, pero no te compliques pensando en todo lo que necesitas cambiar. Busca algo que sea muy importante en tu vida y que tenga un gran efecto en diversas áreas de tu vida.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta para formular un gran propósito?

Básicamente, tres cosas.

Importancia personal. Debe ser algo relevante PARA TI. No para tu familia, tus amigos, tu pareja o tus círculos sociales. No te propongas algo por presión social o familiar. No te propongas cosas que no son prioridad en tu vida. Tu objetivo debe ser algo muy significativo para ti, algo que te interese más allá de lo que los demás quieren que hagas.

Compromiso. Tu propósito debe ser algo con lo que te sientas comprometido. Algo que tengas presente todos los días de tu vida. Por esto, tu propósito debe tener en cuenta lo que te motiva, lo que más valoras, lo que representa un punto de quiebre sustancial en tu vida.

Valor. Elige qué tipo de cambio puedes perseguir de manera que ese cambio impulse otros. Busca algo que transforme el mayor número de dimensiones de tu vida: laboral, profesional, personal, académica, amorosa, etc.

Por ejemplo, ponerse en forma es una meta excelente porque mejorará tu autoestima y te hará alguien más disciplinado, activo y saludable. Aumentarás tu atractivo físico, disminuirás tus niveles de estrés y ansiedad, tendrás energía para otros proyectos, dormirás mejor y proyectarás la imagen de alguien fuerte y con buen ánimo, etc.

¿Por qué no cumplimos los propositos de año nuevo?
En conclusión, busca algo que sea importante para ti, que te mantenga motivado durante todo el año y que tenga un efecto masivo en diferentes áreas de tu vida

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!

En la siguiente oportunidad seguiré con este tema, te daré algunos consejos para redactar mejor tus objetivos de año nuevo y te diré cómo evitar el fracaso de los primeros meses. A continuación te dejo los enlaces a las publicaciones de la serie Propósitos de año nuevo.

Quizá te interese leer:

Propósitos de año nuevo: Parte 1: No exageres
Propósitos de año nuevo: Parte 2: Sé preciso
Propósitos de año nuevo: Parte 3: Comprométete
Propósitos de año nuevo: Parte 4: Relájate
Propósitos de año nuevo: Parte 5: Una meta a la vez
Propósitos de año nuevo: Parte 6: La razón principal por la que fracasamos
Propósitos de año nuevo: Parte 7: Sé estratégico
Propósitos de año nuevo: Parte 8: No más excusas
Propósitos de año nuevo: Parte 9: Frases para motivarte
Propósitos de año nuevo: Parte 10: Objeciones




Publicar un comentario Blogger

  1. Excelentes consejos para elaborar un muy buen plan de acción para el otro año. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo y muy completo, lleno de consejos, reflexiones y frases que incentivan a cambiar aspectos negativos en nuestras vidas. El año nuevo es el pretexto perfecto para renovarnos y volvernos mejores personas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias muy buena su orientacion BENDICIONES

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top