"Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro"
Albert Camus

"Mañana querrá usted persuadir a alguien de que haga algo. Antes de hablar, haga una pausa y pregúntese: "¿Cómo puedo lograr que quiera hacerlo?"
Dale Carnegie

"A veces hablamos mucho y decimos poco. Para expresar más, conviene pensar más"
Honoré de Balzac

En muchas ocasiones podrás encontrarte en situaciones en las que debes expresar tu punto de vista acerca de un tema en menos de diez minutos y sin preparación alguna ¿sabrías qué hacer?.
 
Imagina que estás en una reunión, una clase o una entrevista y te piden que improvises un discurso sobre un tema específico. En momentos como este, es bueno que sepas dar un discurso sin haberlo preparado de antemano. Con esto demostrarás que eres una persona capaz de expresar sus ideas y argumentos coherentemente sin necesidad de tener todo por escrito o planeado con anterioridad.

Si te encuentras en una entrevista de trabajo o en una prueba en la que debes demostrar tu habilidad para hablar en público, casi nunca te darán la oportunidad de ofrecer un discurso largo y completo. Por el contrario, te pedirán que “digas unas palabras o un par de comentarios” acerca de cierto asunto.

Consejos para preparar un discurso
En menos de diez minutos, deberás demostrar que eres capaz de pensar con rapidez, ofrecer un buen argumento en apoyo a una idea, escoger estratégicamente las mejores palabras para expresarte y hacer que el público se interese.
Estructura de un discurso corto o improvisado

Un discurso improvisado no debe exceder los siete minutos, y su finalidad es defender una idea con claridad sin necesidad de profundizar demasiado en el tema. Para preparar un discurso de este tipo debes incluir los siguientes puntos.

1. Una introducción rápida en la que abras el tema, expongas tu tesis general y des una vista previa de los dos puntos centrales que defienden tu tesis.

2. Dos puntos centrales que soportarán tu tesis.

Este es el núcleo de todo lo que vas a decir.

3. Dos puntos secundarios que servirán para soportar cada uno de tus puntos principales.

En los puntos secundarios a cada punto central incluyes los ejemplos específicos.

Después de presentar tu primer punto central y sus dos piezas de soporte y ejemplos, concluye el primer punto e introduce el segundo.

4. Una conclusión que resuma lo expuesto.

Para concluir, vuelve a exponer tu tesis central y revisa cómo o por qué los dos puntos centrales defienden tu tesis. Luego cierra todo tu discurso.

Si te fijas, la mayoría de los discursos siguen esta simple estructura. Una introducción básica, dos puntos principales con dos piezas de soporte cada uno y un cierre. 

Trucos para improvisar un discurso
Para diseñar bien tu discurso, asegúrate que los objetivos de cada punto se cumplan. En la introducción, asegúrate que las personas comprendan de lo que vas a hablar. En cada punto central, no olvides decir explícitamente por qué tus puntos secundarios soportan tus puntos centrales y por qué tus puntos centrales soportan tu tesis general.
¿Pero cómo saber si lo has hecho bien?

Para evaluar todo discurso (especialmente los discursos cortos) y analizar si el discurso que has preparado está completo y bien estructurado, puedes seguir los siguientes tres lineamientos principales.

1. Claridad:

1.1. Puntos principales

El orador:

- Defendió su tesis con los puntos centrales adecuados, es decir, eligió correctamente los puntos que mejor apoyan su tesis.

- Explicó claramente cómo los puntos centrales defendieron la tesis de manera eficiente.

1.2. Soporte

El orador:

- Incluyó evidencia apropiada y efectiva para los dos puntos principales.
- Explicó clara y efectivamente cómo la evidencia soportaba cada uno de los puntos principales.

Un orador que habla claro es capaz de conectar todas las partes de su discurso exponiendo puntos que no son demasiado generales pero tampoco demasiado específicos (si son muy específicos, habrá discusión y tendrás que dar más ejemplos que harán que extiendas tu intervención más de lo requerido).

Asimismo, un orador que expone sus ideas con claridad, elabora los puntos secundarios de manera que estos amplían el contexto y ofrecen detalles. Además, cuando discute los ejemplos, usa el mismo lenguaje que usó para exponer los puntos centrales y la tesis general, con el fin de que la audiencia le siga el hilo.

2. Orden

El orador:

- Ofreció una vista anticipada en la introducción de manera clara.
- Pasó de un punto a otro de manera efectiva.
- Dejó clara la estructura interna de su discurso.
- Resumió el discurso efectivamente y produjo una sensación de cierre del discurso apropiada.

Un orador habilidoso es capaz de resaltar la organización de su propio discurso y hace pausas necesarias. Hace que el orden parezca natural y simple, gracias a que los patrones que usa para que el discurso fluya son lógicos y fácilmente comprensibles.

3. Presentación

El orador:

- Se mostró confiado
- Usó un ritmo adecuado e hizo las pausas y los cambios de tono en el momento justo.
- Usó gestos y movimientos coherentes con su discurso.

Un orador con buena presentación usa las tonalidades y el volumen de su voz dependiendo de lo que dice, haciendo que la audiencia distinga entre las ideas y oraciones importantes y las que no lo son. En general, el discurso se escuchará natural, ni muy acelerado ni muy lento o trabajoso.

Pasos sencillos para improvisar un discurso
Siguiendo cada uno de los lineamientos anteriores, puedes calificar cada punto como excelente, bueno, adecuado, más o menos adecuado, significativamente erróneo o malo. Al final, tendrás una idea bastante acertada de qué tan bueno o malo fue el discurso y sabrás exactamente por qué lo fue.
Si estás interesado en aprender a hablar en público, este es el tipo de discurso que debes practicar primero. Es el más corto y el menos complejo, pero incluye todo lo que debe tener un buen discurso: En el discurso improvisado debes pensar rápido, ser claro (incluir vistas previas de tus temas, introducir un punto y hacer las transiciones adecuadas hacia otros puntos) y organizado.

Si dominas estas habilidades básicas, habrás avanzado un gran trecho hacia el arte de hablar en público.

--

Espero que este post te haya sido de utilidad. Si tienes alguna duda o sugerencia, estaré muy pendiente de los comentarios. 


Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top