"No hay nada que se pueda comparar a la palabra y a la comunicación. 
No hay nada comparable a poder hablar a la persona adecuada en el momento adecuado 
en el que la persona a quien se habla tiene ganas de escuchar, 
y la persona que habla desea hablar."
Carmen Martín Gaite

"Aquel que conoce el poder de la palabra presta mucha atención a su conversación. 
Vigila las reacciones causadas por sus palabras, 
pues sabe que ellas 
"no retornarán al mismo punto sin haber causado su efecto"
Florence Scovel Shinn

"Ponte a ti mismo en tu discurso"
Dale Carnegie

Cómo preparar un discurso
"Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes".  
Aristóteles

Lo que pretendo hacer en este blog es desmarcarme de los tantos sitios web que te dan pequeñas dosis de motivación y palabras de aliento, pero que muy pocas veces te ofrecen algo con lo que tú puedas comenzar a mejorar tu vida. Te dicen que tú puedes cambiar y que todo está en tus manos, que no te rindas y que seas paciente. Y aunque estas cosas son importantes porque definen tu actitud, no te puedes quedar con una buena intención y con una dosis de motivación que no sabes cómo enfocar. 

Por eso quiero abrir un espacio que sea más específico, que trascienda los discursos bonitos y las generalidades. Así que vamos a adentrarnos en algunos temas particulares para trabajar en ellos con ejercicios prácticos, con cosas que tú puedes hacer de inmediato para mejorar tu vida personal, académica o profesional.

El primer tema que he elegido para este nuevo apartado del blog es una habilidad muy importante que todos deberíamos cultivar. Me refiero a hablar en público. He escogido este tema porque encierra diversas habilidades clave que van más allá de un discurso o una presentación que podamos hacer. 

Para hablar en público necesitamos ser claros, breves y persuasivos. Si dominamos estas habilidades tan importantes, seremos capaces de usarlas en otros contextos de manera exitosa, desde una simple conversación hasta una entrevista de trabajo o una cita romántica. Por eso, a pesar de que no sea de tu mayor interés aprender a hablar en público, seguramente encontrarás maneras de aplicar las ideas que te ofrezco aquí en otras dimensiones de tu vida.

Hablar en público: Introducción


En la primera parte de este tema, y de manera introductoria, me gustaría hablar un poco acerca de las habilidades que son necesarias para hablar en público y por qué deberías tenerlas en cuenta, no sólo al hablar en público sino en otras situaciones parecidas.

Inicio Anuncios





Fin Anuncios

1. Despertar el interés con un contenido interesante


La primera de habilidad es la inventiva: tener buenas ideas, ideas que capturen la atención. Todo discurso debe tener un buen contenido. La inventiva es la capacidad de pensar todo ese contenido y hacerlo interesante dependiendo de tu público.

Existen numerosas estrategias para que se te ocurran buenas ideas, pero lo primero que debes hacer es pensar en tu audiencia, ya sea una persona con la que estés conversando o un auditorio lleno de gente.

Las buenas ideas no las vas a definir tú, sino tu audiencia. Así que debes preguntarte, antes que nada, por el contenido que será útil e interesante para tus oyentes. El primer concepto clave que debes tener siempre presente cuando le hables a alguien es pensar en esa persona. Para capturar su atención debes tener respuestas claras a preguntas como las siguientes:

- ¿Qué le interesa a tu público? ¿Qué le gustaría oír? ¿Por qué deberían escucharte?
- Si debes explicar un nuevo concepto, ¿qué necesita oir tu público para entenderte?
- ¿Qué ejemplos puedes usar para que ellos comprendan lo que quieres decir?

Una vez que sepas qué contenido quieres transmitir, debes pensar en cuál sería la forma más efectiva de transmitir ese contenido de manera que quienes te escuchan te entiendan y se interesen por el tema.

Aunque suene obvio, esto es algo que muchas personas no aplican al hablar en público, ya que se limitan a exhibir su dominio en un tema, sin hacer que las personas realmente presten atención. Puedes ser el experto mundial en un tema específico, pero si no involucras a tu audiencia, tus palabras serán un fracaso.

De la misma manera, si deseas mantener una conversación interesante con alguien o contar una historia, no pienses de inmediato en lo que puedes decir para impresionar o para mostrar lo mucho que sabes sobre algo. Recuerda, el hecho de que tu tema resulte siendo interesante no depende de ti, sino del nivel de atención que despiertes en tu oyente. Y tu oyente solo te prestará atención si te comprende y si lo que dices es relevante, útil o llamativo para él, no para ti.

Consejos para hablar en público

Así que la próxima vez que quieras hablar de tu trabajo, piensa realmente si es algo que a los demás les gustaría oir.

 

2. Hablar con un orden claro


La segunda habilidad básica para hablar en público es el orden de tu discurso. Aunque hayas superado el primer paso y tengas un tema que tu audiencia considera pertinente, aún debes pensar en la forma en la que vas a expresar tus ideas.

Para ello, debes diseñar un orden de exposición de tus ideas que se ajuste a tu audiencia, que la mantenga siempre atenta a lo que estás diciendo y, por supuesto, que sean capaces de comprenderte. Cuando estés diseñando tu próxima intervención en público, debes tener respuestas claras a preguntas como las siguientes:

- ¿Cómo puedes ordenar esas ideas de forma tal que tu audiencia te siga el hilo sin perderse?
- ¿Cómo vas a pasar de un punto a otro sin confundirlos?
- ¿Cuál es el punto central de lo que quieres decir y cómo deberías expresarlo?
- ¿Qué tan larga debe ser la introducción al tema central? ¿Por qué?

Cómo hablar bien en público
Cuando quieras contar una historia o introducir un tema de conversación, procura seguir un orden claro. Si al contar una historia repites cosas que ya habías dicho, o las personas se confunden o pierden el hilo de lo que estás diciendo; no es debido a tu memoria o tus habilidades para contar historias, es debido a que tu forma de hablar no es organizada.

 

3. Usar el estilo apropiado al hablar


Una vez que sabes qué vas a decir y en qué orden, puedes enfocarte en cómo lo vas a decir. Por ello, la tercera habilidad es el estilo. El estilo tiene que ver con las palabras que usas para comunicar tus ideas. Siempre pensando en tu audiencia (y en el tema específico de tu charla), debes usar palabras que se ajusten al nivel lingüístico de tu audiencia. No busques impresionarlos con muchos términos técnicos o con la riqueza de tu vocabulario

Hablar en público no es un concurso de poesía. Se trata de comunicar efectivamente una idea, de la manera más sencilla y clara posible. Siguiendo con la evaluación de tu próximo discurso, fíjate en puntos como los siguientes:

- ¿Qué tipo de discurso necesito transmitir? ¿Necesito motivar, informar o persuadir?
- ¿Qué estilo se ajusta más al tema y al objetivo de mi discurso?
- ¿Mi audiencia se sentirá cómoda con el estilo que estoy usando y será capaz de seguirme?

Al contar una historia tendemos a usar palabras muy sencillas, así como descripciones muy precisas y que tienen que ver con la historia. Es por esto que son tan efectivas. Las personas siempre están dispuestas a escuchar una buena anécdota.

Intenta aplicar eso a tus conversaciones y tus discursos. Si debes hablar de un sitio o un concepto que tu oyente no conoce, intenta ser conciso y -como si estuvieras contando una historia- limítate a los puntos que son relevantes para lo que estás diciendo. No te extiendas demasiado y no profundices en detalles innecesarios.

Trucos para aprender a hablar en público
Usa palabras que todo el mundo pueda entender.
--

Por supuesto, existen muchas más habilidades involucradas al hablar en público, como la argumentación, la enunciación, el dominio del cuerpo, la memorización, la interacción con el público, etc. Con el tiempo iremos profundizando poco a poco en cada una de las habilidades.

Por ahora, ve pensando en cuáles son tus fortalezas y debilidades respecto a estas tres habilidades.

¿Te cuesta hablar de un tema interesante? 
¿O te sobran los temas interesantes pero las personas no te entienden? 
¿O quizá tu problema tiene que ver con las palabras que usas?

Ten presente estas habilidades y piensa en las formas en las que puedes mejorar tu forma de hablar. Tal vez necesites fijarte más en lo que le gusta a las personas, o tal vez debes aprender a hablar de manera más organizada y dejar de dar tantos rodeos al contar algo, etc.

Me gustaría recibir tus comentarios respecto a este nuevo apartado del blog:

¿Te parece útil o te gustaría encontrar otro tipo de contenido? 
¿Prefieres el contenido motivacional? 
¿Crees que las habilidades comunicativas son importantes para crecer como persona? 
¿Tienes dificultades para hablar en público? ¿Cuáles?

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!
 

Muchísimas gracias por visitar mi blog. Sin ti, este proyecto no sería posible. 


Publicar un comentario Blogger

  1. Me resultò sumamente interesante el artículo. Le hago una pregunta si uno acompaña la presentación de un power point, se ciñe estrictamente al desarrollo que uno ha diseñado para dar continuidad a la exposición o es interesante para el pùblicio que se introduzcan ejemplos que ilustren el tema que se està desarrollando?
    Gracias espero su respuesta.

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por comentar. En respuesta a tu pregunta, es recomendable que ilustres tus diapositivas con ejemplos. Recuerda que tu público es lo más importante. Siempre asegúrate de que tu público está interesado, que te está comprendiendo. La continuidad es importante siempre que tu público pueda seguir la continuidad que intentas plantear. De lo contrario, para los que te escuchan no va a ser continuo lo que dices, porque quedarán vacíos y preguntas.

    Puedes preguntar antes de pasar a la siguiente diapositiva para verificar si no ha quedado algo claro, pero no preguntes cosas como "¿Todo claro hasta aquí? ¿Si me siguen?", porque ese tipo de preguntas no incitan a preguntar. Generalmente, todo mundo responde que sí, aunque no sea cierto. Trata de ser específico y múestrate dispuesto a aclarar las dudas... Haz preguntas del tipo "¿Tienen alguna duda acerca del punto X o de la explicación sobre Y? o ¿Quieren que aclare un poco más este último apartado?"

    En muchas ocasiones tu público no va a decirte si ha entendido o no, así que no está de más que ejemplifiques todo lo que consideres importante.

    Espero continuar con la serie muy pronto y seguir profundizando en el tema. Espero haberte ayudado.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho el temario, es algo que todos deberíamos tomar ejemplo

    ResponderEliminar
  4. A mi algo que me afecta es mi tono de voz, es algo infantil o suave, ¿que podría hacer al respecto? También hablo muy rápido, ¿hay algún consejo para manejar esto?

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top