"El argumento se semeja al disparo de una ballesta, 
es igual de efectivo dirigido a un gigante que a un enano".
Sir Francis Bacon

"Los altavoces refuerzan la voz, 
pero no los argumentos".
Hans Kaspar

"En vano los hombres se empeñan en arrastrar a su opinión a los demás, 
cuando ella no está cimentada en la razón".
Manuel Belgrano

Siguiendo con la serie de cómo hablar en público, quiero dedicar este pequeño post a la argumentación. En la mayoría de discursos tienes que ofrecer un argumento y sustentarlo. En otras palabras, tienes que convencer a tu audiencia de algo, y para hacerlo, usas ideas en forma de argumentos. Inclusive, aunque no estés dando un discurso, las habilidades de argumentación son necesarias en muchos aspectos de tu vida académica, profesional y personal, así que no está de más aprender un poco al respecto.

Cómo presentar un argumento dentro de un discurso


Un argumento se compone básicamente de 3 partes: Tu tesis, tu soporte y tu garantía.

Tu tesis es la afirmación que quieres que tu audiencia tome por válida, razonable y/o creíble. Sin embargo, para que tu audiencia te tome en serio y puedas persuadirla, debes tener un soporte de esa afirmación. El soporte es la información y la evidencia que vas a usar para validar tu afirmación. Con el soporte demuestras que tu afirmación se basa en hechos, en cosas concretas, en estadísticas, en testimonios, etc. No es algo que te inventas o que crees sin tener ningún fundamento.

Ahora, el soporte por sí mismo no valida tu afirmación. El soporte son sólo datos y cifras. Cuando presentes un argumento, no te bastará simplemente con mostrar tu soporte y ya (aunque no lo creas, este es un error muy común en los discursos y los argumentos). Tienes que explicar la evidencia. 

Tienes que explicar cómo y por qué tus soportes se relacionan con tu afirmación. Esta es la garantía, el enlace que une tus soportes con tu afirmación. Lo más beneficioso para tu argumento es discutir la relación entre lo que quieres defender o demostrar y los soportes que tienes para hacerlo.

La próxima vez que debas presentar tus ideas o tu opinión en público, no pienses algo como "Uhm, tengo esta idea vaga que debo exponer en cinco minutos. Voy a hablar como salga y espero que funcione". Por el contrario, ten en cuenta que si debes persuadir a tu audiencia, debes presentar un argumento que esté compuesto por una afirmación, unos soportes y unas garantías. 

Si piensas de forma argumentativa, tu discurso será mucho más fluido y tendrá un propósito en todo momento. Este propósito es importante porque dirige tu concentración en cualquier parte del discurso.

Jamás te vas a perder con este método, jamás vas a gastar palabras y tiempo innecesario diciendo cosas que no son relevantes. Créeme, si sigues estos sencillos lineamientos, la calidad general de tu discurso mejorará mucho.

Finalmente, recuerda que debes hacer todo lo posible para que la gente recuerde lo que quieres demostrar. Repite tu afirmación al final del discurso y explica en pocas palabras, a modo de conclusión, cómo tu afirmación está garantizada por una serie de soportes.

Consejos para argumentar bien
Modelo argumentativo de Toulmin

La argumentación como clave de la persuasión y el convencimiento


Si tu propósito no es aprender a dar un discurso de la forma apropiada, esta pequeña explicación puede ser útil para ti en otro sentido. Una de las formas más seguras de persuadir a los demás es presentando ideas razonables, convencer a la parte más lógica de sus cerebros. La mejor forma de hacer esto es por medio de argumentos.

Cuando eres bueno argumentando, demuestras que eres una persona inteligente, que sabe organizar sus ideas y que tiene opiniones y puntos de vista fuertes y bien sustentados. Proyectar esta imagen sin duda es provechoso y muy conveniente para ti, porque las personas tendrán en cuenta tus opiniones, querrán saber lo que piensas respecto a un tema y estarán dispuestos a adoptar tus ideas cuando ellos no sepan qué pensar.

En otras palabras, la argumentación es una habilidad que te da mucho poder porque te permite proyectar diversas cualidades que la gente admira y te permite difundir tus ideas, ser tenido en cuenta y convencer a otros.

La estructura anterior te servirá también para textos académicos, informes, reuniones y entrevistas de trabajo. Por supuesto, debes acomodar el estilo y la presentación a cada tipo de situación, pero si tienes en cuenta los tres puntos claves que te acabé de dar, tendrás éxito en tu presentación. En situaciones más informales como una conversación, una discusión en grupo o algo parecido, no tendrás la oportunidad de ser tan estricto o de hablar tanto tiempo, pero podrás tener en cuenta (al menos) estas dos ideas clave que te acabo de dar:

1. Deja tu idea clara.
2. Explica la relación entre tu idea y la evidencia que tienes para soportarla.

Estructura sencilla de una argumento

Si estás interesado en el tema de la argumentación o si necesitas que explique con más detalle lo que acabo de exponerte, deja tus comentarios y dudas debajo de este post o busca en internet acerca del modelo de la argumentación de Toulmin y busca también algunos ejemplos para que entiendas mejor.


Publicar un comentario Blogger

  1. Muy muy útil lo que señalas, lo haces parecer sencillo y efectivamente o a mi modo de ver así como lo propones es que se facilitaría el exponer nuestras ideas. Me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  2. creo que es muy útil para nuestro día a día. Muy bueno

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top