“¿No está el hombre a merced del aire que respira?”.
Goethe

“El aire es tu alimento y tu medicamento”.
Aristóteles

“El aliento es el mejor amigo del hombre”.
L. Schmit


“Los hombres verdaderos respiran desde los talones”.
Chuang Tzu

En la publicación anterior inauguré el tema del miedo a hablar en público y te decía que existían tres tipos de reacciones que debes controlar para enfrentar tu miedo: fisiológicas, cognitivas y comportamentales. Y creo que una de las mejores estrategias para vencer el miedo a hablar en público consiste en controlar aquellas cosas que hacemos cuando estamos frente a un público y perdemos la compostura. 

Una de ellas es respirar aceleradamente.

En consecuencia, debemos aprender a respirar mejor.

Algunas personas pueden dejar de respirar hasta que se le acaban las palabras que pueden pronunciar. Otras se llenan tanto de aire que apenas les cabe tanta cantidad de oxígeno en sus pulmones. Mientras algunos oradores únicamente exhalan, otros nunca lo hacen. Como ves, es importante calibrar ambos aspectos de la respiración.

Aprende a respirar diafragmáticamente


Para hacerlo, debes aprender a respirar con tu diafragma. Busca vídeos en YouTube acerca de la respiración diafragmática o sobre cómo respirar con el diafragma. Aprende ejercicios para que aprendas a hablar desde el diafragma, porque así es como se debe cantar y, por supuesto, hablar en público.

Una vez que sepas cómo respirar desde el diafragma, procura hacer exhalaciones e inhalaciones largas y controladas. Entonces, inhala durante cinco segundos, mantén el aire dentro durante otros cinco y exhala durante cinco segundos más. Trata de no mover los hombros y repite este pequeño ejercicio algunas veces. 

Especialmente durante los segundos previos a un discurso.

Otro ejercicio bastante útil consiste en expulsar pequeñas bocanadas de aire como si estuvieras empujando una cometa diminuta o como si estuvieras soplando la llama de una vela pero sin apagarla. Suelta el aire de forma constante pero en pequeñas cantidades. Igual que el ejercicio anterior, cuenta hasta cinco cuando inhales y mantengas la respiración.

Puedes encontrar muchos ejercicios de Yoga, técnica vocal y relajación que son perfectos para que domines tu respiración. Te recomiendo que investigues un poco.

“El aliento es lo primero”.
Buddha

Anuncios





Aprende a respirar para hablar en salones grandes


Respirar es muy importante para tus presentaciones en público porque necesitas una buena cantidad de aire para hablar fuerte y claro. Adicionalmente, necesitas un flujo de aire constante para mantener tu tono de voz y pronunciar claramente. 

Por tanto, asegúrate que las personas que estarán en el fondo del salón, o aquellas que tengan dificultad para oír, lo harán perfectamente. Ten en cuenta incluso el ruido ambiental (conversaciones en voz baja, automóviles o aviones pasando cerca, etc.).  

Si practicas tus discursos con una voz de buen volumen, eso te asegurará que no te quedarás sin aliento en ningún momento del discurso. En cambio, si te acostumbras a usar poco aire, estarás mal preparado para las situaciones en las que debas alzar la voz.

Cuando hablas con fuerza, estás obligado a pronunciar muy bien cada palabra, logrando así que tu audiencia te entienda a la perfección. Además, hablar en voz alta proyecta autoridad y en muchas ocasiones hace que tu público te escuche atentamente, o por lo menos, que siga en silencio mientras hablas.

Aquí no hay trucos para hablar en público. La verdad, la mayoría de consejos son bastante obvios, pero a un tiempo son bastante efectivos. La gente tiende a ignorarlos porque parecen demasiado sencillos, y buscan técnicas un poco rebuscadas. Personalmente, me gusta irme por lo más simple primero y creo que esa es la mejor forma de solucionar un problema complejo: Separar cada una de sus partes hasta que sean lo suficientemente simples como para solucionarlas fácilmente.

Gran parte de los problemas con la voz pueden solucinarse simplemente aprendiendo a respirar bien, así que no obvies este aspecto, especialmente si tu voz es temblorosa y suave, o tiendes a subir y bajar el tono de la voz, o quedarte a medias en una palabra.

DIFUNDE ESTE POST

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!

Publicar un comentario Blogger

  1. Esto mr queda un poco difícil, intentaré ponerlo en práctica.

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top