hablar el público, discurso.


"El problema con los discursos no es tanto no saber cuando parar, 
como saber cuándo no comenzar.” 
Frances Rodman

Una de las habilidades más importantes de un orador es su capacidad para orientar a su audiencia en cada punto de su discurso. Por eso, me gustaría hablar un poco acerca de cómo conectar las diferentes partes de tu discurso. Para hacerlo, te daré algunos consejos para hacer una buena introducción, una buena transición y una buena conclusión. 

Para comenzar, dedicaré este post al tema de cómo introducir apropiadamente tu discurso y te mostraré que para hacer una buena introducción debes hacer una pausa ritual antes de comenzar tu discurso, abrir con frases que llamen la atención, expresar claramente tu tesis y orientar a tu público desde el principio. En entradas posteriores abordaremos el tema de las transiciones y las conclusiones.

Consejos para introducir un discurso


La introducción es una vista previa de lo que vas a ofrecer a tu público y permite que éste se oriente durante el resto del discurso. Si presentas una buena introducción, tu público sabrá qué esperar y sabrá por qué estás diciendo algo en un momento determinado, pues son conscientes de que hay un objetivo y un orden del discurso que ya les presentaste, entonces serán capaces de seguirte.

Tener una buena apertura es muy importante para el discurso porque esto le dice a tu público que lo que vas a decir es valioso. En este sentido, las personas que no parezcan muy interesadas tan pronto te vean o tan pronto conozcan el tema de tu discurso, se sentirán atraídas si al menos les muestras con tu introducción que vas a ser conciso, que vas a decir algo que es importante y que no vas a divagar y a decir muchas cosas que no están relacionadas.

Tips para comenzar un discurso
En mi experiencia personal, cuando voy a escuchar un discurso, una de las cosas en las que más me fijo es en la forma de introducir el discurso. Si sé para dónde va el orador y si noto que hace una buena introducción, estaré más inclinado a escucharlo completamente.
A continuación, te ofrezco 3 consejos bastante útiles para empezar un discurso.


1. No comiences de inmediato


Bueno, el primer consejo para dar una buena introducción es no empezar inmediatamente. No te apresures a iniciar como si estuvieras robándole el tiempo a tu audiencia. Es decir, no comiences a hablar apenas te dan la palabra o apenas agarras el micrófono. Tómate algo de tiempo para comenzar.

Imagina que tu público nunca te ha escuchado (en muchas ocasiones puede ser así, de hecho), que no conocen tu voz, ni tu lenguaje corporal. Crea un efecto de anticipación en tu público, atráelos con un pequeño silencio. Esto suele ser muy útil porque las personas tienden a perderse las primeras palabras de los discursos. Sus mentes están en otro lugar porque saben que pueden darse el lujo de perderse tus primeras palabras. Tal vez estén hablando entre sí, esperando a que comiences a decir algo para luego notarlo y pensar "Oh, ya comenzó a hablar, mejor presto atención".

Te recomiendo que trabajes en una entrada que funcione especialmente para ti. Piensa en los gestos que haces cuando vas a contar algo interesante a tus amigos. Tú juegas con su curiosidad y no empiezas de inmediato. Ellos se mueren por escuchar lo que tienes que decir, así que esperas a que todos hagan silencio y te aseguras que todos estén prestando atención. Los miras a los ojos, sonríes o bajas la cabeza. Sólo entonces comienzas.

Algunas personas se frotan las manos. Otros cierran los ojos y bajan la cabeza. Otros echan una mirada rápida a todo su público. Otros hacen un pequeño suspiro o carraspeo. Otros cierran con fuerza la boca y pasan saliva. En fin, existen muchos gestos disponibles, incluso puedes crear el tuyo propio. Algo que se ajuste a tu personalidad, a tu forma de hablar, a tu lenguaje corporal. Por eso es conveniente que te fijes en tus propios gestos, aunque puedes sacar ideas de los grandes oradores. Fíjate cómo comienzan los grandes discursos. Pocos notan este detalle, pues sólo buscan las palabras del orador, pero tú ya sabes que el discurso ya ha iniciado antes de que digas la primera palabra.

Pasos para comenzar bien un discurso
Llama la atención con una breve pausa, crea un poco de suspenso.

2. Abre el discurso diciendo por qué es relevante lo que tienes que decir


Esta es la manera explícita en la que vas a interesar a tu público. En un puñado de frases, aborda el tema mostrándole a tu audiencia por qué es importante, valioso, preocupante, interesante o pertinente. Aquí atraerás a un segundo grupo de mentes dispersas. Piensa en las personas que tal vez están en tu discurso pero les aburre el tema. ¿Qué podrías decirles en muy pocas palabras para que estén dispuestos a oírte?

Tal vez quieras comenzar con un hecho interesante, una estadística, un hecho histórico, una anécdota personal o la declaración de un personaje famoso. Si analizas un poco las formas en las que los oradores comienzan sus discursos, notarás que usualmente lo hacen recurriendo a estas estrategias. La razón es simple y es la misma en todos los casos: Para atraer la atención, para tomar tu atención y no soltarla durante todo el discurso.

Piénsalo como si el orador quisiera tomarte de la mano para guiarte a lo largo de un camino (su discurso). Para que tu le prestes tu mano, debe proponerte algo que te involucre, algo que aceptes, algo que te atraiga. Si el orador comienza como si nada, formulando su tesis y sus puntos principales, una buena parte de la audiencia se quedará atrás. No estarán dispuestos a seguirle, o al menos, no estarán tan encantados de hacerlo. Siguiendo con la analogía, es como si el orador no te ofreciera la mano y comenzara a caminar delante tuyo, asumiendo que tú lo seguirás, puesto que, a fin de cuentas, para eso estás allí.

Apertura de un discurso improvisado

En el caso del discurso improvisado, deberás ser muy breve y por ello no podrás extenderte en una anécdota o enumerar varias estadísticas para luego relacionarlas. Lo que puedes hacer en un discurso corto como estos es presentar la polémica o la discusión que genera tu tema.

Entonces comienza por algo que todos sepan

Por ejemplo: 

"Gracias al avance tecnológico actual, las plataformas virtuales de enseñanza se han vuelto cada vez más efectivas..."

Y luego introduce el problema o la discusión que esto genera.

Por ejemplo: 

"La preocupación que genera este tipo de alternativas educativas es significativa porque..."


"La discusión alrededor de este tema se han intensificado debido a que los expertos en pedagogía y educación disienten acerca de las ventajas de la educación virtual, respecto a..."

Trucos para empezar bien un discurso
“La oratoria es el poder de disuadir a la gente de sus opiniones sobrias y naturales.” Joseph Chatfield

Un pequeño tip en este punto

En ocasiones, resulta bastante atrayente que formules el tema como si fuera algo urgente o demasiado importante. Inclusive, si no lo es, decirle a tu público que tu tema es algo que se está discutiendo o desarrollando justo en ese momento, mientras tú hablas, es algo que puede capturar su atención de manera poderosa. 

Es como si implantaras en sus mentes la imagen de una reunión ultra-importante de mentes expertas que se está llevando a cabo en ese preciso momento. Las personas conectan mejor con situaciones actuales (aunque el tema en sí sea algo viejo) que con situaciones muy distantes en el futuro o en el pasado. Entonces, si se ajusta al tema y al estilo de tu presentación, puedes decir algo como

"Justo ahora/En estos momentos, los expertos en el tema debaten acerca de la conveniencia de..."


"Mientras hablamos, las mentes más destacadas/brillantes del mundo están discutiendo acerca de..."

Si te fijas, esta estrategia se usa bastante.

La próxima vez que escuches un discurso (o incluso veas un documental o un comercial de televisión o radio), fíjate en las estrategias que se usan para despertar la atención y atraer al público. En psicología del consumidor, llamar la atención con pocas palabras (o imágenes) es algo muy importante, porque si no lo consigues durante los primeros segundos de una propaganda, pierdes el resto del mensaje. Las personas cambiarán el canal o prestarán atención a otra cosa.

3. Declara la tesis


Una vez que tienes la atención del público, expresa tu tesis. Expresa tu posición acerca del tema o debate que acabas de presentar. Esta es la línea más importante de tu discurso, es lo que tú quieres que las personas recuerden. Lo mejor para expresar tu tesis general es hacer una pequeña pausa antes y después de decirla, como si la estuvieras separando del resto. 

Así, le sumas importancia y tu audiencia inmediatamente sabrá que vas a decir -o acabas de decir- algo muy importante. Entonces se tomarán unos segundos para considerar tu tesis.

Qúe hacer para introducir bien un discurso
“Las cosas más preciosas del discurso son las pausas” Sir. Ralph Richardson

4. Orienta a tu público


Al dar la vista previa de los puntos principales que soportan la tesis que acabas de declarar, será muy beneficioso para tu discurso que le ofrezcas a tu audiencia un mapa general de lo que vas a decir.

La mayoría de los discursos se enfocan en la claridad, en hacer que la audiencia sepa cuántos puntos se van a tocar y cuál es la naturaleza de esos puntos. Eso es lo que debes hacer luego de formular tu tesis general.

Entonces abres tu discurso hablando sobre el tema y muestras tu posición al respecto. Luego comienzas a guiar a las personas hacia los puntos principales, diciendo cosas como

"Existen muchas razones para pensar esto (tu tesis). Pero me quiero enfocar especialmente en dos. La primera razón es "X" y la segunda razón es "Y""

Con esta introducción, tu público debe saber qué vas a decir y cómo lo vas a decir, es decir, qué punto vas a tocar primero y con qué punto vas a terminar, cuántos puntos son y de qué se trata cada uno. Si lo haces bien, con tu introducción los demás sabrán si vale la pena escucharte o no y si tu discurso completo será interesante o útil. Todo esto en unas pocas frases. Así que trabaja en una introducción concreta.

Respira hondo y sigue

Publicar un comentario Blogger

  1. Me parece super útil para la universidad, el colegio y esos escenarios en fin, para todo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top