«Si quieres tener buenas ideas, tienes que tener muchas ideas. 

La mayoría de ellas serán erróneas, y solo tienes que aprender cuáles desechar».
Linus Pauling
 

"Nada hay más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una".
Alain

"Las ideas se encienden unas con otras como las chispas eléctricas".
Johann J. Engel

El discurso improvisado es una excelente oportunidad para desarrollar tu velocidad de pensamiento, tu agilidad mental. Esto es importante en variados contextos (entrevistas de trabajo, reuniones de negocios, entrevistas informativas o incluso en una conversación en la que necesitas tomarte un momento para transmitir un mensaje certero) y lo primero que tendrás que resolver en tu mente serán los puntos principales de los que hablarás.

Continuando con la segunda parte del discurso improvisado, en esta oportunidad profundizaré un poco en algunas ideas para postular los puntos principales de tu discurso de una manera robusta. En general, lo que quiero transmitirte es una estrategia sencilla para pensar el tema de tu discurso, y lo harás buscando categorías generales como causas vs. efectos, corto plazo vs. largo plazo; presente, pasado y futuro, etc.

Cómo pensar en buenos temas para un discurso
"Las ideas se corroboran con sugerencias".
Salomón

Recomendaciones para desarrollar buenos postulados para tu exposición o discurso


Una vez que sepas de qué quieres o debes hablar, qué lado quieres defender, qué ideas son las más fuertes, tómate un momento y pregúntate por qué tu tesis es verdadera, qué es lo que la hace válida, por qué es mejor que la idea contraria. En este punto, habla contigo mismo, desenrolla tu tema, dale vueltas, míralo por todos lados, recorre el tema a lo largo y ancho del mismo. En otras palabras, haz brainstorming o lluvia de ideas. 

No escribas nada aún, no intentes quedarte con un punto principal al principio, explora unos 10 puntos potenciales y posibles respuestas a la pregunta ¿por qué mi tesis es verdadera?

Al hacer esto, ten siempre presente que tus puntos principales deben ser afirmaciones en forma de argumentos, no temas. Una afirmación argumentada es una razón que quieres que tu público tome como válida y que puede ser discutida y defendida. Algunas de las estrategias más usadas para formular buenas ideas son:


1. División

: Piensa en el tema de tu discurso y trata de dividirlo en sus puntos principales, busca sus partes claves.

Por ejemplo, supongamos que quieres diseñar un discurso sobre la educación, puedes dividir el tema en educación básica, media y universitaria o también puedes dividirlo en educación presencial vs. educación virtual.

Luego sigue dividiendo hasta que encuentres un buen núcleo de tus puntos principales. Por ejemplo, puedes discutir cómo la educación virtual puede llegar a muchas más personas y puede dispersar la información de una manera rápida y masiva. Por otro lado, puedes discutir que la educación presencial fomenta un excelente ambiente de formación y aprendizaje. Entonces enfrentas dos partes o aspectos de la educación (el traspaso de información y los ambientes de aprendizaje)


2. Corto y largo plazo

: Revisa tu tema y tu tesis y pregúntate qué pasa justo ahora respecto al tema. Después, pregúntate qué pasará en diez años, cómo van a cambiar las cosas.

Por ejemplo, puedes argumentar que eventualmente la educación virtual será algo completamente distinto a la educación presencial, aunque por ahora ambos tipos de educación parezcan tener similitudes problemáticas.


3. Pasado, presente y futuro

: También pregúntate qué ha sucedido hasta ahora en relación a tu tesis, si ha sido algo positivo o negativo, y si lo será siendo. Cuando abordes tu tesis, piensa siempre en términos de presente, pasado y futuro.

Siguiendo con el ejemplo anterior, puedes pensar el futuro de la educación virtual y argumentar que dentro de unos años será un complemento perfecto a la educación presencial y desarrollará una relación armónica con la educación tradicional.


4. Causa-efecto

: Piensa en las causas y efectos del tema de tu tesis. Qué debió suceder para que las cosas estén como están ahora, cuáles son los posibles efectos que tendrá un determinado evento en tu tesis.

En relación a la educación virtual, puedes pensar en la forma en la que surgió la educación virtual. La educación virtual emergió para suplir la necesidad de aprendizaje de personas adultas. Teniendo esto en cuenta, puedes argumentar que el aprendizaje de personas adultas tendrá poco impacto en la forma en la que se desarrollará la educación presencial de personas más jóvenes.

NOTA FINAL: Cualquiera que sea el punto que escojas, deberás asegurarte de defenderlo bien. Elige tu idea y defiéndela a cabalidad. Lo siguiente que debes hacer es atacar tu propia idea, atacar tus propios puntos de vista. Esto te ayudará a identificar las debilidades de tu discurso y quizá caigas en la cuenta de qué es lo que realmente piensas y lo que quieres defender. Te recomiendo desarrollar tu habilidad para defender posiciones opuestas. Sin duda alguna, adelantarse a tus posibles opositores es un paso necesario para crear un buen discurso o argumento.


Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top