"Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia."
Ernesto "Che" Guevara

"El orden es la forma de la que la belleza depende".
Pearl Buck

En esta tercera parte del discurso improvisado pretendo seguir con el tema de tu discurso o tu argumento. Como pudiste notar en el post pasado, estos consejos no sólo se aplican a tus discursos, sino también a tus ensayos o deberes académicos. En esta oportunidad, encontrarás algunas recomendaciones para organizar tu discurso, tus argumentos o tus ideas.

Una vez que tienes claros los puntos principales de tu discurso, debes organizarlos de la manera más efectiva posible. Una cosa es tener buenas ideas y otra muy distinta es expresarlas de la manera adecuada. Para hacerlo, debes tener en cuenta tres aspectos claves: la subordinación, la coordinación y la discreción.


Anuncios




1. Subordinación


La subordinación asegura que la discusión de tu punto principal esté avanzando hacia la tesis. Es decir, que los puntos principales están al servicio de la tesis general y no al revés. La función de los puntos principales es soportar la tesis general, hacerla más detallada y significativa.

Los puntos principales tienen que hacer parte de la tesis general, tienen que "subordinarse" a la tesis. Con los puntos principales tú profundizas en la tesis en lugar de hablar de otra cosa distinta o simplemente relacionada con la tesis.

Una de las formas más sencillas de comprobar si tus puntos principales se subordinan a tu tesis general es ir de abajo hacia arriba. Es decir, trata de adivinar la tesis general a partir de los puntos principales. ¿Si una persona cualquiera lee tus puntos principales sin leer tu tesis general, podrá decir cuál sería más o menos tu tesis principal? ¿Podrías tú mismo?

2. Coordinación


La coordinación simplemente significa hacer que los puntos principales trabajen bien juntos. Que se fortalezcan y se apoyen entre sí, que se acoplen el uno con el otro. Que no se contradigan.

Uno de los errores más comunes consiste en presentar un punto principal que es mucho más fuerte que los demás. Intenta formular puntos principales que tengan el mismo peso, que sean más o menos igual de sólidos y cubran aproximadamente la misma cantidad de terreno.

Por ejemplo, si estás defiendo la educación virtual, no puedes decir que 1) la educación virtual puede implementarse fácilmente y complementa cualquier tipo de formación presencial y 2) que aprovecha las tecnologías actuales y son un recurso que debería usarse más (o algo por el estilo). El primer punto es más grande e importante que el segundo. Tendrás un montón que decir acerca del primer punto, pero cuando pases al segundo, tu discurso se terminará casi que abruptamente.

Lo que puedes hacer en este caso es tomar el primer punto y subdividirlo (como te expliqué en el post anterior) en dos o tres más pequeños pero igual de importantes.

3. Discreción


Para hacer que tus puntos sean discretos, debes procurar que no se traslapen entre sí, que no se superpongan. En otras palabras, tus puntos principales deben ser distintos entre sí, no deben tratar de lo mismo, no deben ser variaciones sobre la misma idea.

Los puntos principales de tu discurso deben ser distintos entre sí. De lo contrario, tu audiencia se perderá y creerá que estás hablando en círculos o estás repitiendo lo mismo.

Cómo organizar las ideas de un discurso o argumento
"En donde hay orden hay carácter".
Doménico Cieri Estrada

Como habrás notado, estoy haciendo estos posts un poco más cortos para incluir las dudas, sugerencias y comentarios que puedan surgirte. Así que no dudes en comentar, hacer preguntas, pedir más explicaciones o detalles y aportar tus propios consejos.

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue! -

DIFUNDE ESTE POST

Publicar un comentario Blogger

  1. No te imaginas como me ayuda esto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estos posteos. Tengo una gran dificultad para ordenar las ideas rápidamente. Hago política, soy bueno discutiendo en grupos pequeños, donde me siento cómodo y puedo realizar intervenciones cortas, pero frente a multitudes me acobardo y me cuesta realizar discursos que duren un par de minutos, y muchas veces es necesario para poder profundizar en una idea, pero no logro hacerlo. No sé cómo manejarlo, creo que puede ser un problema de autoestima. Todo lo ques has escrito ayuda. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer las entradas sobre hablar en público y por comentar. Me llena de mucha satisfacción que te haya servido.

      Eliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top