Vencer el miedo a hablar en público

"La mejor manera de conquistar el miedo al escenario es saber de lo que estás hablando"
Michael H Mescon

Todo el mundo tiene algún tipo de aprehensión a hablar en público. Algunas personas la experimentan como un rasgo y algunas personas la experimentan como un estado. Las personas que tienen el rasgo, sienten miedo en cualquier escenario en el que deban hablar en público y, en general, son más miedosos que la mayoría de nosotros. 

Las personas que poseen el estado, sienten miedo en algunas situaciones pero no en otras. Aquí se ubican el resto de las personas. Incluso los oradores más avezados, pueden sentir "aprehensión a hablar en público" en algunas circunstancias, por ejemplo, en reuniones sociales o en reuniones formales.

Inclusive, para algunos es cuestión de que hay alguna parte del discurso que suele generar mucha ansiedad. Quizás antes de comenzar, quizás cuando son confrontados con preguntas. Cualquiera que sea el caso tuyo, existen maneras de enfrentarlo.

Antes que nada, olvídate de técnicas que te dicen cosas como "imagina tu audiencia en ropa interior". Ridiculizar un miedo no necesariamente te ayuda a controlarlo. Además, al imaginar cosas como estas, tu atención se desvía bastante de lo que deberías estar haciendo.

Si tienes un miedo profundo a algo, imaginarlo como algo gracioso no te ayudará a superar ese miedo. Supongamos que tienes miedo a las serpientes -una fobia bastante común-. Entonces la imaginas con una pequeña corona en la cabeza. ¿Ya no tienes miedo? No lo creo. Creo que ahora tienes miedo y estás un poco confundido por la corona. Tal vez esto te ponga incluso más nervioso y, con seguridad, te hará pensar en cosas que no deberías estar pensando al hablar en público.

Consejos para superar el miedo a hablar en público
Los miedos no se tratan así en psicología, ¿entonces por qué deberías hacerlo con tu miedo a hablar en público?

Lo más importante es conocer al enemigo, saber cómo funciona para derrotarlo. Aunque profundizaremos más al respecto en posts subsiguientes, existen tres aspectos interrelacionados que debes conocer muy bien si quieres dominar tu miedo a hablar en público: Tus reacciones fisiológicas, tus reacciones cognitivas y tus reacciones comportamentales.

1. Reacciones fisiológicas.


Sudor, palpitaciones, incremento de la presión sanguínea, aumento de la frecuencia cardíaca y otras reacciones corporales son muy comunes cuando debes hablar en público.

¿Qué hacer para controlar tus reacciones fisiológicas?

Incrementa el control que tienes sobre tu propio cuerpo.

1.1. Haz ejercicios de visualización.

Por ejemplo, intenta imaginar situaciones que sean motivo de aprehensión para ti, como audiencias muy grandes, o situaciones en las que sea evaluado tu desempeño (digamos, una clase o una presentación en tu trabajo).

1.2. Haz ejercicios de respiración.

Aprende a controlar las reacciones corporales cuando se presenten. Esto requiere de un entrenamiento juicioso, pero si haces ejercicios para relajarte con frecuencia, la próxima vez que debas hablar en público podrás hacerlos cinco minutos antes de comenzar, lo cual será tremendamente beneficioso para ti.

1.3. No etiquetes tus reacciones fisiológicas.

Es normal que tu corazón se acelere, pero trata de no ponerle una etiqueta a ello. Es decir, no digas como "Uhm, mi corazón está muy acelerado, estoy muy nervioso ahora y me voy a poner peor". Por el contrario, deja que ocurra. No te fijes en esas reacciones de tu cuerpo, déjalas que se manifiesten. Lo importante es no juzgarlas ni desconcentrarte con ellas.

2. Reacciones cognitivas


Comienzas a decirte a ti mismo que te estás poniéndote nervioso, que estás perdiendo los estribos, etc. Pierdes la atención en lo importante y comienzas a sentir más nerviosismo porque olvidas partes de tu discurso. Procesarás la información de manera más lenta, tomarás malas decisiones, cometerás errores. Harás cosas que no harías si estuvieras calmado.

 

¿Qué hacer para controlar tus reacciones cognitivas?

Domina tu mente. Enfoca tu mente en un solo pensamiento.

2.1. Haz diversos ejercicios de visualización a modo de entrenamiento

Por ejemplo, puedes imaginar, un día o cinco minutos antes de tu presentación, la manera en la que tu público te aclama, te dice gracias y te aplaude por tu intervención. Puedes imaginar con lujo de detalles tu propio desempeño en diversos aspectos, como la manera en la que muestras seguridad ante tu público, lo bien que respondes sus preguntas o cosas por el estilo. Visualízate haciéndolo bien, confiado y sin mayores problemas.

También puedes visualizar algunas dificultades. Por ejemplo, imagina que se te olvida una parte de tu discurso y te pones muy nervioso. De inmediato, imagina una solución. Tal vez pidas disculpas y retomes o quizá aproveches para hacer preguntas. Tienes muchas alternativas disponibles, así que no te preocupes tanto.

2.2. Modifica la forma en la que piensas acerca de la situación de hablar en público.

Cuando hablas en público, es normal equivocarse, quedarse sin voz o hacer algo inadecuado. Ten en cuenta que cuando hablas en público puedes decir mal una palabra, pero ese no es el fin del mundo. Esto se corrige muy fácilmente y el público es capaz de entender que te has equivocado pero que tu discurso no está arruinado. Simplemente pides perdón y sigues adelante.

Incluso si te olvida algo o quedas en blanco, tu público lo comprenderá y no te juzgará como si lo hubieras echado todo a perder. Esto no es un escrito en el que una palabra mal escrita está impresa permanentemente en el papel. Hablar en público es algo más conversacional. Así como puedes decir algo equivocado hablando con tus amigos, lo puedes decir en una presentación. 

Cuando hablas con tus amigos no te paralizas y te ruborizas si dices algo malo, simplemente te corriges o haces un comentario gracioso al respecto y sigues hablando. En definitiva: habla con tu audiencia. Conversa con ella.

3. Reacciones comportamentales


Temblores, tics con las manos o pies, movimientos de un lado para el otro, voz entrecortada.

¿Qué hacer para controlar tus reacciones comportamentales?


Hacerte más consciente de tu cuerpo te ayudará a controlarlo mejor. Esto se logra con práctica. No existe otra manera. 

Entrena tus habilidades para hablar en público. Entrena tu tono de voz, tu lenguaje corporal, la forma en la que te mueves. Todo.

Cómo superar el miedo a hablar en público
No hay atajos para esto, debes hablar en público para vencer tu miedo. Debes exponerte y enfrentar tu miedo de frente.

El miedo a hablar en público es una situación contextual e incluye las tres causas que acabé de mencionar. Las causas de estas reacciones pueden ser muy variadas. Las más comunes son la ansiedad ante la novedad de la situación, la formalidad de la situación y el grado de evaluación de la situación.

Usa una combinación de las diferentes estrategias que te acabo de dar y adáptalas según tus circunstancias particulares.

Dependiendo de tu situación particular, puedes adoptar ciertas estrategias específicas. Pero en general, lo mejor que puedes hacer es practicar y enfrentarte repetidamente a la situación de hablar en público. De esta forma la situación ya no será novedosa para ti. 

Además, si te acostumbras a hablar en público comenzando por situaciones más fáciles de manejar, serás capaz de enfrentar situaciones más difíciles conforme tengas más práctica. Por ejemplo, puedes preparar un discurso para tu familia o amigos antes de tener que dar un discurso para tu clase o trabajo.

Practica mucho pero en diversos ambientes y circunstancias. Si practicas siempre en tu casa, te acostumbrarás solo a una situación particular, y cuando debas enfrentarte a algo muy diferente, como un público muy grande, estarás muy nervioso y no sabrás que hacer. Así que debes ir desensibilizándote progresivamente al hablar en público. Si has hablado en público 10 veces, es muy seguro que esa décima vez haya sido más manejable que la primera vez. Cada vez va a ser más fácil, y esa debe ser tu meta.

Cómo vencer el miedo a hablar en público
Hasta ahora estamos introduciendo el tema del temor a hablar en público, así que no te preocupes si la información que encuentras aquí te parece muy general.

"El 90% de qué tan buena será una charla está determinado antes de que el orador se suba a la plataforma"
Somers White

"Por cada minuto de presentación, es necesaria un ahora de preparación"
Wayne Burgraff

"Usualmente me toma más de tres semanas preparar un buen discurso improvisado"
Mark Twain

Tu cambio es ahora


Publicar un comentario Blogger

  1. Este post me ha parecido muy interesante, normalmente es difícil caer en cuenta de estas cosas

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top