cómo hacer un discurso

En esta oportunidad seguiremos con nuestro tema de oratoria y de cómo hablar en público. Diversos aspectos de este tema se han cubierto hasta ahora. Especialmente, respecto a los discursos cortos y/o improvisados.

Hablar Bien En Público: 10 consejos
El orador debe tocar puntos apropiados al tema, el tiempo y la audiencia y el discurso debe encajar efectivamente en estas tres categorías

Ahora quiero pasar a otro tipo de discurso, el discurso informativo. Aunque la mayoría de recomendaciones que he ofrecido hasta ahora aplican para casi todo tipo de discurso, existen algunas diferencias que debemos tener en cuenta.

Un discurso informativo tiene una duración promedio de 5 a 10 minutos (el discurso corto tiene una duración promedio de 5 a 7 minutos) y su objetivo principal, como su nombre lo indica, es informar acerca de un tema.

En la mayoría de dimensiones de nuestra vida, este el tipo de discurso más usado. Las presentaciones que debemos ofrecer en nuestra vida profesional son básicamente informativas. En el campo de la ciencia y la tecnología, los investigadores ofrecen charlas informativas para explicar sus hallazgos. En nuestro trabajo, con frecuencia debemos reportar avances o dar informes acerca de nuestro desempeño. Nuestros profesores y educadores nos enseñan por medio de discursos informativos. En todos estos casos es necesario explicar un concepto o presentar información nueva a una audiencia. 

Ofrecerte algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo bien será mi objetivo en las publicaciones siguientes sobre este tema. Por ahora, quisiera delinear las características de un buen discurso informativo. Esto es, las cosas que debes tener en cuenta cuando estés preparando un discurso de este tipo para tu trabajo, colegio o universidad.

En general, para ofrecer un buen discurso informativo debes ser capaz de hacer lo siguiente:

1. Responder apropiadamente a las restricciones del tema, el tiempo y la audiencia


Restricciones de tema: Algunas cosas se quedarán por fuera y otras serán desarrolladas muy superficialmente. Así que es necesario que te enfoques en lo que es más importante para tu tema y para tu audiencia. Debes hablar de las cuestiones más relevantes de tu tema. Es decir, de lo que tiene que ser discutido y no de puntos irrelevantes o secundarios.

Asimismo, debes encontrar un equilibrio en qué tanto profundizas en un tema y qué tanto lo contextualizas. Ambas son cuestiones necesarias, así que encuentra un punto medio.

Restricciones de tiempo: Debes saber qué cosas tienes que decir respecto a tu tema de acuerdo al tiempo que tienes disponible.

Restricciones de audiencia: Debes tener claro qué debes decir dependiendo de tu audiencia. Pregúntate qué tanto sabe la audiencia acerca de tu tema, ¿son expertos? ¿saben mucho? ¿están relativamente informados? No querrás decir cosas que el auditorio ya domina perfectamente, así que debes tener a tu audiencia en gran consideración.

2. Establecer metas adecuadas a tu presentación



En este punto debes pensar qué cosas deseas que tu audiencia recuerde de tu presentación. Debes ser capaz de explicar un tema complejo en un lenguaje sencillo y claro, así que tendrás que traducir ideas complejas en ideas más sencillas y accesibles, dependiendo de los tres tipos de restricciones que mencioné antes.

Debes evitar la jerga técnica/científica, o si te ves obligado a usarla, debes aclarar cada uno de los términos que vas a usar, dependiendo del nivel cultural de tu audiencia.

Si es confusa tu propia mente, ¡cuánto más se confundirá la mente de tus oyentes!" ~ Dale Carnegie


3. Adaptar tu presentación de acuerdo a las metas anteriores


Debes arreglar tu discurso en una manera lógica usando tu desempeño al hablar en público para subrayar su claridad. Es decir, debes pensar muy bien acerca de qué deberías hacer para guiar a tus oyentes a través de la información que vas a presentar.

Algunos aspectos serán improvisados y otros tienen que ser cuidadosamente planeados. En cualquier caso, debes tenerlos claros para que tu desempeño sea inmejorable y a un tiempo tu audiencia se interese y conecte contigo.

Desarrolla discursos originales
El orador debe balancear extensión y profundidad al discutir el tema, dependiendo de los objetivos de su charla.

4. Establecer un orden adecuado


Tu presentación debe estar organizada de una manera lógica. Cada punto debe quedar perfectamente ilustrado y debe seguir un orden claro, que no atente contra el propio discurso. Debes encontrar la manera de organizar tu discurso de acuerdo al tema y la audiencia.

Como ya lo hemos discutido anteriormente, debes hacer una introducción efectiva (un poco más elaborada que en un discurso corto) así como una serie de transiciones bien establecidas entre los diferentes temas. Para concluir deberás invertir un poco más que en el discurso corto, pero el propósito es el mismo.

"Una charla es un viaje que debe estar trazado. El orador que comienza a ninguna parte, por lo general llega allí" ~ Dale Carnegie


5. Balancear tu discurso en cuanto a amplitud y profundidad


Aquí es donde falla la mayoría. A veces se centran demasiado en los detalles y olvidan el contexto, como los científicos; o a veces se centran demasiado en el contexto y la explicación y dejan de lado la evidencia, como suele suceder en las reuniones de negocios. Entonces, trata de balancear las ideas grandes con los detalles concretos. En otras palabras, encuentra un equilibrio entre:

a) Credibilidad en el tema

La credibilidad se manifiesta por medio de un dominio del tema de manera profunda. Se conocen muchos detalles, aspectos específicos de las evidencias, mucha información y muchas personas relacionadas con la misma. Debes mostrar que las grandes ideas de las que hablas están soportadas por una serie de estadísticas, investigaciones, ejemplos y narrativas.

b) Interés e inversión en el tema

Esto es fundamental para tu audiencia. Deben sentirse motivados a escucharte porque les importa el tema. Esto se logra mostrando el contexto de tu presentación y su relevancia. Debes explicar qué significan todos esos datos que has comunicado y debes dejar en claro por qué son importantes para tu audiencia.

10 tips para hablar en público
El orador debe ser capaz de seleccionar el material adecuado que será cubierto en el discurso, de acuerdo con tema, el tiempo y la audiencia. Además, este material debe ser interesante en una u otra medida.

6. Exponer apropiadamente las ideas por medio de la evidencia


Debido a que te basas en la evidencia para explicar tu tema, es altamente imprescindible que uses varios tipos de evidencia para capturar a todo tu público. Usa estadísticas, anécdotas, ejemplos. Si tu audiencia no se convence con un tipo de evidencia, tal vez lo haga con otro tipo de evidencia. Tal vez entiendan mejor tu tema con un ejemplo y no con una estadística. Así que no te fíes solamente de un tipo de evidencia, incluye todos los tipos de evidencia que puedas.

Por supuesto, esta evidencia debe ser relevante. Debes usarla con habilidad para explicar tu tema de manera efectiva y coherente. La evidencia no debe estorbar tu tema, debe afilarlo. En otras palabras, la evidencia debe ser eficiente, precisa. No uses evidencias porque sí, úsalas con un propósito claro y específico. De lo contrario, la evidencia distraerá a tu público y disminuirá la calidad general de tu presentación.

7. Uso adecuado de las notas


Siempre que puedas, debes evitar las notas. El discurso informativo no es tan largo como para que sea obligatorio que las uses. No es como si leyeras un manuscrito. Puedes usar notas para tener claro el orden de cada una de tus ideas (en este punto, la mayoría usa presentaciones con diapositivas ya que ayudan a tu público a entender mejor lo que dices). 

Sin embargo, tú no necesitas notas para un discurso de 10 minutos. Prepara tu discurso, refínalo y practícalo sin necesidad de usar notas. Esto es posible. Tú tienes la capacidad mental. Si eres capaz de entrar a mi blog y leer esta entrada, seguro eres capaz de tener un discurso entero de 10 minutos en tu cabeza.

Otra razón por la que debes evitar las notas es debido a que parecerás menos experto. Una persona que usa notas usualmente da a entender que no domina el tema, que no lo preparó lo suficiente o que no lo tiene organizado en su mente.

8. Mostrarse confiado


Creo que no es necesario elaborar en este punto. Sin confianza en ti mismo, la información que ofrezcas va a ser tomada con cautela o sospecha. No vas a dar la imagen de alguien que sabe de qué está hablando.

Dado que la confianza es clave aquí, te recomiendo revisar mi publicación acerca de la visualización como un método para aumentar nuestra confianza; y, en general todo lo que he posteado acerca de la confianza en sí mismo. Y escribo aumentar, porque un gran porcentaje de tu confianza, como ya te he recalcado antes, reside en saber de lo que estás hablando. 

Desde la psicología, sabemos que la autoconfianza está determinada por la autoeficacia -el nivel de confianza que tienes en ti mismo para hacer algo-, y a su vez, la autoeficacia depende de tus éxitos previos y de tus probabilidades de llevar a cabo una actividad de manera eficiente y efectiva. Entonces, si quieres mejorar tu autoconfianza, trabaja en tu autoeficacia, y si quieres mejorar tu autoeficacia, a) obtén éxitos previos dando discursos informativos y b) aumenta las probabilidades de hacerlo bien por medio del entrenamiento y la preparación.

9. Mostrarse interesado


Debes verte como si el tema fuera apasionante para ti. Debes sonar como si te interesara el tema. Si suenas desanimado, no podrás capturar a tu audiencia. Muestra pasión, muestra que el tema es algo importante para ti. 

Mucho puede escribirse acerca del interés que debes transmitir, pero esta vez dejaré que Dale Carnegie, experto en el arte de hablar en público, te convenza de la importancia de este elemento en tus presentaciones. Presta atención a las siguientes frases:

"La historia se ha cambiado en repetidas ocasiones por personas que tenían el deseo y la capacidad de transferir sus convicciones y emociones a sus oyentes."
~ Dale Carnegie

"¿Es importante el entusiasmo al vender (una idea)? Sí, el entusiasmo genuino y sincero es uno de los factores más potentes del éxito en casi cualquier proyecto."
~ Dale Carnegie

"El entusiasmo es ese ingrediente de vitalidad mezclada con una firme creencia en lo que estás haciendo, que asegura el éxito de cualquier proyecto que emprendas."
~ Dale Carnegie

"El entusiasmo flameante, respaldado por sentido común y persistencia, es la cualidad que más frecuentemente es responsable del éxito."
~ Dale Carnegie


Consejos para hacer presentaciones en público
En este sentido, si eres un experto en el tema, seguramente es porque te interesa mucho. Si te interesa mucho y eres capaz de transmitir ese interés a los demás, la gente te escuchará. Así que demuestra tu experticia por medio del interés y el entusiasmo que transmites al hablar.

10. Mostrar experticia


Esto es fundamental. No sólo debes ser un experto en tu tema, sino que debes demostrarlo por medio de tu desempeño. Tu experticia será demostrada si atiendes cuidadosa y efectivamente a todos los puntos anteriores y si además usas tu lenguaje no verbal para mostrar que sabes del tema, que se nota que sabes un montón acerca de lo que estás hablando. Piensa en esto como si el conocimiento que tienes acerca del tema estuviera presentándose a sí mismo por medio de tu forma de hablar.

A este respecto, ya te he brindado algunas herramientas para mejorar y modificar tu lenguaje no verbal al hablar en público, así como algunas indicaciones para hacer que tu audiencia distinga claramente tus ideas principales y secundarias. Debes usar tu voz, tu ritmo, las pausas al hablar, los gestos y movimientos para demostrar tu experticia.

Sin embargo, debes prestar especial atención al lenguaje que usas. Debes sonar como un experto, pero esto no se logra con el uso excesivo de jerga técnica, sino con el dominio de tu tema. Debes demostrar que entiendes el tema a la perfección, que podrías hablar horas y horas, que podrías presentar montones de evidencia. En definitiva, debes dar la impresión, con tu forma de hablar, que detrás de lo que dices hay muchísimo más. Que tu conocimiento no se agota en una charla ni en dos.

En fin, la cuestión aquí no es solo que domines el tema, también debes ser percibido por tu audiencia como alguien que domina el tema.

Tu cambio es ahora

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top