"Una vez hicieron una encuesta. 
Le preguntaron a mil personas: 
¿Si pudiera saber por adelantado, querría saber el día de su muerte? 
El 96% dijo que no. 
Yo siempre creí que era del otro cuatro por ciento. 
Yo creía que nos ayudaría saber cuánto nos queda para hacer ciertas cosas. 
Resulta que no ayuda".
Antes de partir

Gracias a los comentarios que he recibido en el blog, quisiera profundizar y ampliar la discusión de la película "Antes de partir" para mencionar algunos aspectos adicionales que merecen ser analizados. En la primera parte del tema, describimos someramente la película y logramos extraer 3 conclusiones:

1. No esperes hasta el final de tu vida para hacer lo que deseas.
2. No le debes nada a nadie.
3. No todos los aspectos de la película merecen ser rescatados.


Películas que dejan lindas enseñanzas

Esta vez quiero complementar las reflexiones generales de la película que no mencioné antes y además quiero enfocarme en las subtramas de la película y en otros aspectos menos globales que pueden escaparse de nuestra atención cuando vemos la película por primera vez:



4. Nunca es tarde para enmendar los errores y cambiar nuestra perspectiva del mundo.
5. Nunca es tarde para mejorar nuestras relaciones personales

6. Podemos aprender valiosas lecciones incluso de las personas más opuestas a nosotros.
7. Crea vínculos poderosos con las personas.

Películas imposibles de olvidar

Anuncios





4. Nunca es tarde para enmendar los errores y cambiar nuestra perspectiva del mundo.


A veces solemos creer que las personas ancianas son tercas por naturaleza y que por tal razón no pueden modificar sus puntos de vista acerca de las cosas que las rodean. Solemos creer que son tan tercas y orgullosas que jamás van a poder pensar de manera diferente, ni modificar sus hábitos, ni hacer las cosas de forma distinta.

En este caso, la limitación no es biológica, sino psicológica. Si tratamos a una persona como testaruda y obcecada, pues seguramente esa persona confirmará nuestra forma de tratarla, ya que no le estamos dando el pequeño espacio que necesita para demostrarnos que puede ser más comprensiva y transigente. Quejarnos de la forma de ser de una persona no logrará nada, y mucho menos si lo hacemos -aunque sea de manera encubierta- delante de ella.

El hecho de estar moribundos les dio la posibilidad a Cole y a Chambers de ver las cosas de otro modo, porque ya no tenían nada que perder, porque ya no importaba nada, porque tenían una última oportunidad y lo sabían.

No existía un peligro o un riesgo peor que perder la vida, así que hicieron acopio de su valentía para pensar, sentir y comportarse de manera distinta; lo que les permitió enmendar errores con los que ambos pensaban que iban a morir.

Incluso en sus últimas horas de vida aprendieron cosas nuevas, cosas que no sabían que podían aprender a tan avanzada edad. Incluso en la recta final de sus vidas cambiaron cosas de sí mismos que no fueron capaces de cambiar en tantos años. No te programes para no cambiar, porque incluso en el último minuto de tu vida lo puedes hacer.

"Películas que debes ver antes de morir"
En ocasiones nos haría bien convencernos de que las oportunidades que tenemos al frente son las últimas que vamos a tener, así no desperdiciamos tiempo y energías haciendo cosas que realmente no queremos pero que se ajustan más a lo que hemos sido y a lo que se espera de nosotros.

5. Nunca es tarde para mejorar nuestras relaciones personales


A Cole le tomó toda una vida acercarse a su hija y restaurar su relación con ella, lo que nos deja un mensaje que no debe ser ignorado tan rápidamente: Nunca es tarde para ser un buen hijo, un buen padre, un buen esposo, una buena persona.

No nos refugiemos en nuestra grandiosa excusa de que ya estamos muy viejos para cambiar, o que nuestras relaciones personales están muy deterioradas para ser sanadas, o que son los demás los que están muy viejos para cambiar porque son muy obstinados y "siempre han sido así".

Justificaciones como estas son perfectas para abandonar nuestras relaciones -incluso las que son cercanas y obligatorias (como las familiares)-, a pesar de que en el fondo de nuestro corazón quisiéramos que las cosas fueran diferentes. En el fondo no queremos discutir permanentemente con esa persona. En el fondo queremos llamarla, saber de ella, pedirle perdón, compartir un momento juntos y olvidar las viejas discordias y rencillas que generaron tanto conflicto para comenzar de cero.

No obstante, todas las partes involucradas creen tener la razón y creen tener el derecho de "castigar" a los demás por lo que hicieron. Ninguna parte quiere ceder, nadie quiere demostrar la humildad necesaria para comenzar un proceso de restauración y literalmente, las personas mueren sin darse la oportunidad de olvidar las viejas riñas y las disputas que hace incluso años perdieron todo sentido.

Incluso si nunca fuimos las personas que pudimos haber sido con nuestros seres queridos, eso no significa que a los 70 años no podamos transformar nuestra forma de ver el mundo y de hacer las cosas.

"Yo sé que cuando murió, tenía los ojos cerrados y el corazón abierto"
Los seres humanos estamos programados para el cambio y la re-adaptación. Somos seres sociales por excelencia y es por eso que nuestras mejores habilidades consisten en relacionarnos con otros.

No usemos la excusa de la edad o del tiempo para negarnos la oportunidad de crecer y desarrollarnos como personas, pues esto nos va a robar grandes dosis de felicidad. Uno de los factores que más contribuyen al bienestar general de una persona es el crecimiento personal, que nunca cesa, a pesar de que dejemos de crecer física o intelectualmente.


6. Podemos aprender valiosas lecciones incluso de las personas más opuestas a nosotros


Sin duda alguna, ni Cole ni Chambers se imaginaron que pasarían sus últimos días al lado de una persona tan opuesta a ellos mismos. Tampoco se imaginaron que una persona que incluso llegarían a despreciar en tiempos pasados, pudiera aportar tan valiosas lecciones.

Constantemente pensamos que las personas que rechazamos no tienen nada para ofrecernos porque su pensamiento -o su status social- difiere mucho del nuestro, pero la verdad es que esa forma de pensar y de vivir tan opuesta nos obliga a ampliar nuestra perspectiva y nos vemos forzados a ver las cosas de una manera que ni siquiera contemplaba nuestra imaginación.

Antes de partir - Película
Antes de repudiar una forma de pensar contraria a la tuya, intenta comprenderla, intenta proyectarte en esa forma de pensar como si fuese el único punto de vista posible o como si fuese la mejor forma de vivir, porque puedes aprender muchísimo.


Si no intentas ponerte en los zapatos de otra persona, lo único que harás en la vida será vivir un sesgo de confirmación en el que siempre buscas a las personas que piensan igual que tú, hundiéndote en un pequeño mundo artificial que te dicta como debes pensar y vivir, y sobretodo, que no debes ni siquiera tratar de entender a las personas que no están dentro de ese mundo contigo.


7. Crea vínculos poderosos con las personas


Luego de divagar entre ideales concretos y poco profundos que el dinero bien puede comprar, ambos protagonistas terminan volviéndose hacia sus familiares más cercanos, pues a fin de cuentas, las relaciones personales más significativas de nuestras vidas son las que más satisfacción nos pueden brindar. Esta es la lección más valiosa de toda la película: busquemos a las personas, no a las cosas.

Curiosamente, solemos olvidarnos de nuestros vínculos con los demás persiguiendo fama, prestigio, dinero y status social; cuando lo que más nos llena de felicidad y bienestar es la familia, los amigos, el contacto frecuente y significativo con otros.

Como mencioné en la primera parte del artículo, la película se desgasta en detalles que llaman la atención de personas jóvenes con ambiciones de prestigio y éxito, pero lo que debimos haber visto en la película son las lecciones que se han podido consolidar a lo largo de toda una vida, lo que debimos haber visto fueron las lecciones que se aprenden con las arrugas y el trajín de los años, con los errores de toda una vida, con los tropiezos que marcan la sabiduría de un anciano a punto de morir.

Enseñanzas y reflexiones de la película Ahora o nunca
El viaje alrededor del mundo les dió a ambos personajes una última bocanada de diversión y aventura, pero en realidad les quitó tiempo y recursos que pudieron invertir en hacer un cierre a su ciclo vital centrándose en las cosas que no se sustentan con el dinero.

Estoy evaluado la posiblidad de redactar una tercera entrega sobre esta película. Me parece más efectivo analizar una película en profundidad que analizar tres diferentes de manera superficial, así que me gustaría ver la película una vez más y agregar nuevas reflexiones para compartir con todos.

Tus comentarios podrían inspirarme y recomendarme aspectos por trabajar. Así que cuéntame, ¿cuál es tu opinión acerca de la película? ¿Existe alguna enseñanza valiosa que olvidé mencionar?

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!
DIFUNDE ESTA PUBLICACIÓN

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top