Las personas suelen tener grandes niveles de energía cuando inician un nuevo proyecto o acometen una nueva tarea, pero olvidan considerar que no siempre tendrán el mismo nivel de energía, compromiso y disposición a lo largo del tiempo. Esta es una de las razones por las que los gimnasios vuelven a desocuparse en febrero, marzo y abril.

Desde mi perspectiva personal, estoy seguro que el motivo principal por el cual fracasamos en nuestras metas es la falta de planeación inteligente.

Cuando hablo de planeación inteligente, no me refiero únicamente a las cosas materiales que debes tener en cuenta para lograr tus objetivos, como el tiempo o el dinero, sino también a los aspectos psicológicos de esa planeación. En este sentido, estoy convencido que de que la mayoría de personas no planean psicológicamente sus metas y por eso suelen desfallecer en algún punto del camino.


La planeación psicológica inadecuada es la causa principal de nuestro fracaso

Uno de los factores más determinantes de nuestras acciones son las emociones, los sentimientos y los pensamientos y con frecuencia solemos dejar nuestra mente en segundo plano, asumiendo que seremos capaces de llevar a cabo las acciones necesarias para lograr nuestros más preciados objetivos sin importar lo que pensamos o sentimos al respecto.

En muchas ocasiones, son precisamente las emociones y los pensamientos los que nos mantienen en curso, a pesar de que nuestras acciones no den resultados. Por esta razón, las conferencias y los vídeos motivadores son tan populares. Si te fijas, este tipo de material no te ofrece consideraciones específicas y concretas sobre tus metas. Lo que pretenden hacer es darte un impulso, una motivación que toque tus emociones, que te permita seguir a pesar de todo.

Anuncios





A continuación te explicaré exactamente a qué me refiero. Te señalaré los errores más comunes que cometemos a nivel psicológico y te daré algunos consejos básicos para combatirlos. En el siguiente post, ahondaré un poco más en la planeación estratégica que debes implementar teniendo en cuenta los aspectos que mencionaré en este artículo.

Frases Año Nuevo
"El verdadero cambio inicia cuando tienes una actitud adecuada, una actitud que no se detiene ante nada".

1. Conócete: El primer error que cometemos es ignorarnos a nosotros mismos. No planeamos conforme a nuestra personalidad, a nuestros intereses, a nuestras prioridades, a nuestros miedos y a nuestros motivos personales.

Pensamos que todos somos iguales y planeamos nuestros logros de acuerdo con esta forma de pensar.

Cada uno de nosotros es único, siente y piensa de maneras muy variadas y tiene diferentes niveles de motivación; es por eso que los mismos oradores motivacionales no convencen a todo el mundo. En esa medida, lo primero que debes tener en cuenta al planear psicológicamente tus metas son tus propias particularidades. Ten en cuenta tus recursos psicológicos, tus valores, fortalezas y debilidades.

¿Cómo combatir este error?

No te compares. Valórate como un ser único e irrepetible. No esperes que lo que ha funcionado a otros funcione para ti. Eres diferente al resto y eso es algo tremendamente positivo, porque significa que algunas cosas que son difíciles para todos, no lo son para ti, aunque también significa que otras cosas te serán más complicadas que al resto de los mortales.

Lo genial de esta idea es que reconocerte como una persona sin igual te liberará de muchas presiones innecesarias y te permitirá concentrarte en tu propio ritmo y en tus propios recursos. Lo cierto es que este es el error más común y también el más complejo, por lo que será necesario dedicar varias publicaciones al tema en un futuro. De hecho, uno de los enfoques fundamentales del blog siempre ha sido trabajar sobre este error, así que es un tema transversal en la mayoría de publicaciones.

Frases motivadoras TuCambioEsAhora
"Respira profundo cada mañana, deja la ansiedad a un lado y ten un nuevo inicio"

2. Prepárate para la inestabilidad: El segundo error más importante es asumir que siempre vas a tener la misma disposición mental y física para trabajar por tus sueños.

Sencillamente, asumimos que todos los días serán iguales y planeamos nuestros logros de acuerdo con esta asunción.

La motivación y la energía serán fluctuantes, y debes adaptarte a eso. Pretender que nuestros niveles de energía mental y física van a ser siempre los mismos es prácticamente un error de principiante, y por eso debes evitar esta forma de pensar.

¿Cómo combatir este error?

Come bien, duerme bien, relájate. Cumplir un propósito requiere de lo mejor de ti. Asegúrate de tener los mayores niveles de energía posibles cada día y cuando no los tengas, no te preocupes, confórmate con un nivel de desempeño inferior. Lo importante es seguir esforzándote. Exígete hasta un límite pero sé flexible en aquellos días en los que no te sientas tan bien.


"Cuando planeamos nuestras metas como si fuéramos robots sin sensaciones, descubrimos muy pronto que el fracaso es casi inevitable".
El error más común de las personas al lograr sus objetivos
"Haz que las cosas sucedan. Enfócate en las soluciones y no en los problemas"


3. Tolera la frustración: El siguiente error que cometemos consiste en pensar que los resultados tienen que darse en un momento y forma predeterminadas.  

Tenemos la creencia distorsionada de un único resultado posible y planeamos nuestros logros de acuerdo con esta creencia.

Las personas suelen esperar resultados inmediatos o a corto plazo y se desaniman prontamente cuando no los ven. En general, no saben lidiar con los resultados de su esfuerzo y son incapaces de tolerar la frustración que es muy común al principio. De aquí se derivan los errores más comunes relacionados con nuestra fuerza de voluntad.

¿Cómo combatir este error?

Ten presente que los resultados se pueden dar de muchas maneras. Si no te sientes satisfecho con los resultados en un momento dado, trata de ver si se están presentando de una manera diferente o sutil o si sencillamente necesitas más tiempo o esfuerzo.

EsHoraDelCambio - Tu Cambio Es Ahora
"Si crees que fracasar es peor que intentar algo nuevo, jamás te sorprenderás por lo que pudiste haber conseguido"


4. Anticipa el fracaso: Otro de los errores más comunes consiste en pensar que no vamos a cometer errores, a fallar, a desmotivarnos, a querer abandonar nuestras metas. En otras palabras, pensamos que las cosas negativas no van a darse, simplemente porque queremos que no se den.

Tenemos un sesgo optimista y planeamos nuestros logros de acuerdo con este sesgo.

Las personas no suelen tener en cuenta que vivirán circunstancias adversas que comprometerán seriamente su capacidad de lograr las metas propuestas. En otras palabras, planean lo bueno pero no planean lo malo. Ignoran que lo malo va a pasar y simplemente son demasiado optimistas al principio que son incapaces de ver los verdaderos desafíos que tendrán que enfrentar.

¿Cómo combatir este error?

No temas equivocarte o fallar. Es parte del proceso. Vas a fracasar de muchas maneras distintas, pero estos fracasos te ayudarán a alcanzar el éxito.

#MotivaciónInterna - Frases motivacionales
"Incluso tus sueños más grandes son posibles"


5. No todo depende de ti: Uno de los errores más devastadores es creer que vamos a tener completo control de los factores relacionados con nuestros objetivos y metas.

Tenemos la ilusión de control total y planeamos nuestros logros de acuerdo con esta ilusión.

Las personas tienden a desestimar el hecho de que la fuerza de voluntad se pierde por factores psicológicos y sociales muy diversos. No todo depende de nosotros. A veces necesitamos apoyarnos en otras personas y en ocasiones debemos aceptar el hecho de que los demás nos van a desanimar o incluso van a hacer lo posible para que fallemos en nuestros propósitos. 

Pretender que eso no nos afectará es un grave error, pues somos seres sociales muy susceptibles a la crítica y nuestro comportamiento está determinado por muchas variables que escapan a nuestro control en algunos casos.

¿Cómo combatir este error?

Busca apoyo social adecuado. Rodéate de las personas que te ayudarán en tu propósito, aléjate de las personas tóxicas que te contaminarán con su mala actitud, su envidia y su pesimismo ante todo.

Quizá te interese leer:

Quizá te interese leer:

Propósitos de año nuevo: Parte 1: No exageres
Propósitos de año nuevo: Parte 2: Sé preciso
Propósitos de año nuevo: Parte 3: Comprométete
Propósitos de año nuevo: Parte 4: Relájate
Propósitos de año nuevo: Parte 5: Una meta a la vez
Propósitos de año nuevo: Parte 6: La razón principal por la que fracasamos
Propósitos de año nuevo: Parte 7: Sé estratégico
Propósitos de año nuevo: Parte 8: No más excusas
Propósitos de año nuevo: Parte 9: Frases para motivarte
Propósitos de año nuevo: Parte 10: Objeciones



Publicar un comentario Blogger

  1. Tienes mucha razón, casi siempre me frustro a los primeros intentos y es porque no voy con un plan o no contemplo todas las variables que pueden afectar el proceso, pero ahora creo que las puedo identificar un poco más.

    ResponderEliminar
  2. Aprecio mucho tu lectura. Espero que estas herramientas te sean de utilidad.

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top