La marioneta

Amigos y lectores del blog. En esta oportunidad vengo con otra publicación ligera mientras siguen reflexionando sobre los propósitos de año nuevo que estoy seguro siguen rondando en sus cabezas. Espero que no hayan desfallecido y aún esten trabajando en sus metas y sueños del presente año.

Se trata de un poema escrito por Johny Welch y falsamente atribuído al escritor Gabriel García Márquez (Colombia, 1928 – México, 2014) como producto de las redes sociales -especialmente Facebook y Twiter- y la difusión acrítica y automática que suele ocurrir cuando no nos detenemos a pensar y analizar los orígenes de las ideas que circulan con tan tremenda velocidad en internet. En internet los filtros y la investigación profunda suelen ser escasos, por lo que siempre es importante permanecer atentos para evitar tergiversar las ideas atribuídas a intelectuales que nunca las crearon.

Sin duda alguna, la mayoría hemos caído en este tipo de "cadenas" digitales y usualmente no tenemos el tiempo para consultar las fuentes de lo que recibimos. No obstante, por otro lado no deja de ser cierto que las buenas ideas persisten y en ocasiones no importa quién las comparta o quién sea el autor de las mismas, en cuanto nos sean provechosas y nos inviten a reflexionar, aunque sea por un solo instante.

Todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada - Tu Cambio Es Ahora
"Todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada" Johny Welch.



Desde 1999 circulan versiones de esta carta de despedida. En los medios se conoció como la carta de despedida de Gabriel García Márquez, supuestamente escrita en el 2007 cuando padecía de cáncer linfático. El autor colombiano desmitió este rumor, afirmando lo siguiente:

"EL TIEMPO: Desde hace ya varios meses circula por internet un texto que le atribuyen a usted, en el cual se declara enfermo de muerte y se despide de la vida. ¿De dónde salió eso?

GGM: Lo único que me preocupa es que me muera por la verguenza de que crean que yo escribí algo tan cursi. Lo leí hace poco, y lo que más me sorprendió es que mis lectores pudieran creer que fue escrito por mí. La única explicación que se me ocurre es que alguien está recibiendo mucho dinero por la divulgación. Ni siquiera se tomó el trabajo de escribirlo, porque es un texto robado: el verdadero autor es un joven ventrílocuo mexicano que lo escribió para su muñeco, y no tiene nada que ver con la divulgación. Más aún: alguien le aconsejó que me demandara por firmar y divulgar un texto suyo, y creo que tendría razón. Sin embargo, también tengo que agradecerle en parte a ese texto anónimo el haber recuperado el tiempo y el sosiego que había perdido por la desgracia de la fama".

Anuncios





La entrevista completa se puede consultar en los archivos digitales del periódico El Tiempo

Poco después, se conoció que la primera parte del poema era parte de un show de Johnny Welch, un ventrílocuo y humorista, que trata los sentimientos de una persona que se encuentra al borde de la muerte.

Según algunas fuentes, el poema original La Marioneta termina en la frase: "porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo..." A partir de ahí el texto que sigue es inspiración de una o varias personas anónimas, con un estilo claramente diferente y un poco más desorganizado.




“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, entendiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero le dejaría que él sólo aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres. He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
Me apartaría de los necios, los habladores, de las gentes con malas costumbres y actitudes.
Sería siempre honesto y mantendría llenas de amor y de atenciones a las personas a mí alrededor, siempre trataría de dar lo mejor.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.
He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

"La Marioneta" pertenece y fue escrita, según el investigador Raúl Trajo Delabre, por un ventrílocuo mexicano, Johny Welch, como parte del show de su marioneta "El Mofles".

Del libro "Lo Que Le He Enseñado a la Vida" por Don Mofles - ©1996, Editorial Selector

Un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse - Reflexiones Tu Cambio Es Ahora
"Un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse." Johny Welch.

Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón.
Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da siempre otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.
El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.
Nadie te recordará por tus nobles pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.
Finalmente, demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan."
tu cambio es ahora

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top