La poesía marcó mi vida de manera determinante en mis años de infancia y temprana adolescencia. Recuerdo que pasaba noches enteras escribiendo ingenuos poemas sobre el amor, la soledad, el silencio, el insomnio y muchos otros temas que invadían mi cabeza. En aquella época, no podía parar de escribir. Tenía que escribir todo lo que se me ocurriera, por más insulso que fuera. La escritura me sirvió mucho para expresar mis sentimientos y controlar de alguna forma todo lo que sentía y pensaba. Escribir me calmaba y me permitía desahogarme.

He escrito poemas y cuentos, y también he intentado escribir novelas y crónicas; aunque actualmente me dedico a escribir casi únicamente en el blog. Claramente, escribir ha sido algo fundamental en mi vida, y creo que nunca dejaré de hacerlo.

Si me preguntaras qué me impulsó a escribir en primer lugar, la respuesta es la poesía. Los poemas fueron mis primeros acercamientos a la literatura y tengo cuadernos enteros en los que trascribía los poemas que más me gustaban y en los que escribía mis propias creaciones. Es por esto que en varias ocasiones anteriores he compartido poemas contigo, y ten por seguro que en el futuro continuaré haciéndolo.

Anuncios





¿Por qué te cuento esto? En primer lugar, porque me interesa mucho que conozcas un poco de mí. En segundo lugar, porque la literatura es uno de los toques personales que le he querido dar al blog, debido a que es gracias a ella que existe este blog. Finalmente, porque considero que la literatura esconde la sabiduría más extensa y profunda sobre la psicología humana y es una fuente profunda de conocimiento y reflexiones que pueden aportar mucho a nuestro crecimiento personal. Además, está bellamente escrita, lo que sin duda alguna atrae y cautiva a muchas personas.

Aunque me gustan las frases célebres y las citas, creo que es importante leer las obras y los escritos completos de los autores de esas frases. Hacerlo enriquece mucho nuestra cultura general, nos sensibliza y cultiva en nosotros el hábito de la lectura. Por eso hoy te traigo 3 poemas de mi archivo manuscrito que espero que leas con detenimiento. Sus versos no sólo esconden hermosos pensamientos sino también consejos milenarios.

Aprende a sonreír - José Umaña Bernal - Poema completo
Consejo - José Umaña Bernal - Poema completo
La oración a la vida - José Umaña Bernal - Poema completo




Si quieres leer más poemas del autor, puedes encontrar aquí un PDF de algunas de sus poesías digitalizadas por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia. Igualmente, la Pontificia Universidad Javeriana cuenta con uno de sus cuadernillos de poesía colombiana dedicados a José Umaña Bernal en versión PDF.

Además, puedes encontrar en la página Poeticus, 10 de sus poemas con un bello diseño y una excelente presentación.

BIOGRAFÍA DEL POETA JOSÉ UMAÑA BERNAL


Poeta, orador, político y periodista colombiano
José Umaña Bernal

José Umaña Bernal nació en Tunja el 18 de Diciembre de 1899. Fue escritor, orador, poeta, dramaturgo, crítico literario, periodista y abogado.

Estudió en el Colegio Mayor del Rosario y se graduó de abogado en la Universidad Nacional. Gran señor de la cultura y de la vida pública, verdadera autoridad en relaciones exteriores, ocupó cargos diplomáticos en Chile, Portugal, Estados Unidos y, como parlamentado, fue un exquisito orador y ocupó la presidencia del Congreso. Sutil y penetrante crítico, sostuvo sus columnas Estafeta Literaria y Carnet, en El Tiempo, hasta su muerte.

Sus textos de poesía: Itinerario de fuga (1934); Décimas de luz y yelo (1942); Dos nocturnos y otros poemas (1942); Cuando yo digo Francia (1942); Nocturno del Libertador (1942); Poesía (1951); Diario de Estoril (Buenos Aires, 1951); Seis poemas (Caracas, 1959).

Ganó el primer premio en el concurso de teatro colombiano en 1927 con su comedia El buen amor. Tradujo a Rilke, a quien estudió ampliamente.

Con este destacado oficiante del grupo de Los Nuevos —aunque Juan Lozano lo pone en la colección de Los Penúltimos— termina, según Rafael Maya, «toda una época. Umaña Bernal es el poeta cortesano y galante, de flor en el ojal y guantes crema. Es todo el dandismo finisecular y que halla en nuestro poeta las mejores condiciones de alojamiento para agonizar suntuosamente».

Aunque su obra posterior, que ya se desarrolla en el siglo siguiente, entra «en el dominio de lo estrictamente moderno, o modernista, mejor, que es de carácter más barroco que clásico» especialmente en sus décimas, prodigio de síntesis, «una poesía de tema mucho más universal, aunque la forma exterior sea de una tan rigurosa parquedad», concluye el maestro Maya en su prólogo —publicado sólo en separata— al volumen en que recogió toda la poesía de Umaña Bernal el Instituto de Cultura Hispánica de Colombia en 1975 con el nombre de su primer libro y con el subtítulo de «antología inconclusa».

Murió en Bogotá en 1982.

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!

SI TE GUSTA EL CONTENIDO Y DESEAS APOYARME PARA QUE SIGA ESCRIBIENDO, DIFUNDE ESTE POST

En caso de que quieras copiar una parte del texto o el texto completo para compartirlo en redes sociales, aquí te dejo los textos:

APRENDE A SONREÍR - José Umaña Bernal

Aprénde a sonreír, haz tu sonrisa
tan discreta y sutil como tu canto;
tu ser irradiará más hondo encanto
si nunca en gesto rudo se precisa.

En triunfo o en dolor, tras indecisa
sombra clausura tu secreto santo:
que solo tú eres digno de tu llanto,
y solo tú comprenderás tu risa.

Verás la vida a tu querer sumisa
si sabes sonreír; tiénde al quebranto
y al triunfo la piedad de tu sonrisa;

Y nadie sepa, al descifrar su encanto,
si es ella, un llanto que se alegra en risa,
o es una risa desmayada en llanto.


CONSEJO - José Umaña Bernal


Como bastón de hombre ciego
obedécete a ti mismo,
no quebrante tu egoísmo
blanda mano o fácil ruego;
no des humilde sosiego
a tu orgullosa aspereza,
ni amortigües la certeza
con diálogos de amistad,
porque es tu soledad
sonde está tu fortaleza.


LA ORACIÓN A LA VIDA - José Umaña Bernal


Vida, soy como un niño, llévame de la mano
cólmame de tus dones, sutil dispensadora,
órna de mirtos férvidos mi juventud, sonora
de ritmos, y condúceme hacia el orto lejano.

Tórname fuerte, y dame el goce sobrehumano
de reir -nunca el gesto que suplica y que llora-
sáciame, todo el jugo que tu entraña atesora
quiero beberlo, ¡Oh Madre! sin descifrar tu arcano.

Ofréndame la gracia de unos labios, sedientos
de emociones ignotas; arrúllame con lentos
salmos de iniciaciones, hazme puro en el lodo.

Y al encontrar la sombra, dáme tu seno, blando
de unciones maternales, para dormirme, cuando
siento el dolor inmenso de conocerlo todo.



Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top