Manejos de las emociones: respiración frente a una vela

La respiración es el aspecto más fundamental de cualquier técnica de meditación, hipnosis profunda, visualización, imaginería mental o control emocional. No es de extrañar que lo primero que te dicen cuando estas alterado es "respira profundo". Cuando te van a aplicar una inyección o cuando escuchas una meditación guiada o un audio para relajarte, lo primero que te van a decir será que te fijes y controles tu respiración.

Cuando haces ejercicio cardiovascular o cuando estiras tus músculos te recomiendan "no dejar de respirar" y te dicen que inhales a través de la nariz y exhales por la boca. La respiración es la actividad consciente-inconsciente más importante para regular tu estado físico, emocional y mental.

Puedes soportar por mucho tiempo hambre, sueño, frío y cansancio, pero no puedes dejar de respirar por más de 3 minutos. La respiración es tu principal alimento, como escribe nuestro psicólogo invitado Kapu. Es tu soplo de vida constante.

El impacto de la respiración en nuestra vida es más grande de lo que imaginas.


Probémoslo.



Respira profundo. 


Respira profundo tres veces.

¿Qué acabas de sentir? Seguramente, tu estado mental y corporal cambió, aunque haya sido solo brevemente. ¿Notas por qué es tan poderosa tu respiración?

Anuncios





La respiración está muy relacionada con tu ritmo cardíaco y a un tiempo es la que regula el ritmo de tu vida. Si estás agitado, tu respiración será agitada. Si por el contrario, estás tranquilo, tu respiración será calmada. Por esta razón puedes controlar o cambiar un estado mental o emocional si cambias tu estado corporal. Y dado que tu estado corporal más sencillo de cambiar y controlar es la respiración, si quieres cambiar lo que estás sintiendo en un momento dado, debes comenzar por cambiar tu ritmo respiratorio.

Probemos algo diferente.

Intenta respirar agitadamente durante un minuto.



Ahora intenta fijarte en tu estado mental, físico y emocional. 
Seguramente cambió de nuevo, pero esta vez de manera diferente. ¿Verdad?



Puede que nada más haya cambiado, pero si cambias tu respiración, cambias tu vida.

La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás.
Osho


La respiración frente a una vela


El día de hoy compartiré un sencillo ejercicio de respiración que te ayudará a controlar un poco mejor tus emociones negativas. Esta simple técnica la utilizo constantemente en mi práctica clínica con excelentes resultados. Cualquier persona es capaz de realizarla y suele requerir muy poco esfuerzo.

El ejercicio puede hacerse de manera completamente mental si no quieres o no puedes utilizar una vela de verdad. A continuación explicaré el ejercicio sin el uso de la vela de manera física.



En otras palabras, este ejercicio te ayuda a evacuar y controlar tus emociones sin tener que esforzarte demasiado. No tienes que trabajar sobre tus pensamientos o emociones. No tienes que disminuir su intensidad, no tienes que "obligarte a pensar positivo" ni tienes "que sentirte mal por sentirte mal". Recuerda que es normal y útil que sientas cosas malas y lo único que debes hacer es evacuarlas para que no se queden en tu sistema más tiempo del necesario.

Llama de una vela. Respiración frente a una llama.
¿Quieres ser feliz? Entonces obliga a tu mente a estar dentro del respirar de tu corazón. Esta es la única manera de mantenerte feliz.
Sri Chinmoy

Para comenzar, comienza a fijarte en tu respiración. Está bien si quieres cerrar tus ojos.

¿Es lenta y pesada? ¿Es suave y ligera o es difícil? ¿Es rápida? ¿Te incomoda? ¿Tu respiración es regular o irregular?

Fíjate también en las partes del cuerpo que afectan tu respiración.

¿Dónde se siente más la respiración? ¿En la nariz, la boca, la garganta? ¿Qué partes del cuerpo se inflan y desinflan con la respiración? ¿Dónde se siente más cómoda? ¿En qué partes de tu cuerpo no sientes tu respiración?

Ahora, imagina que tienes una vela blanca cerca de ti. De repente, la vela se enciende y comienzas a ver una llama azul, amarilla y roja. La llama no es muy grande pero tampoco es muy pequeña.

Acerca lentamente la vela hacia tu boca, hasta una distancia segura. Al acercarla, te das cuenta que la llama comienza a tambalearse, ya que el aire que exhalas por la boca la está afectando.

Tu misión consiste en controlar tu respiración para que no se apague esa llama. La llama debe permanecer encendida sin que tengas que alejarla de tu boca. Respira profundamente pero hazlo suave y sin prisa.

Inhala todo el aire que puedas y mantenlo ahí durante un segundo. A continuación, exhala lentamente para no apagar la vela. Exhala poco a poco. La llama se mueve pero no se apaga. Exhala lenta y suavemente. Tómate los segundos que necesites para sacar todo el aire.

Repite el mismo proceso durante por lo menos un minuto.

Ahora quiero que imagines que esa llama representa tu estado mental positivo. Debes mantener tu estado de ánimo óptimo conservando la llama encendida, pero a un tiempo debes respirar cómodamente, incluso si estás alterado o enojado. Por nada del mundo la llama se puede extinguir, a pesar de que debas respirar tan cerca de ella.

Tu respiración te ayudará a controlar esa emoción que te hace sentir tan mal. Tal vez sea la ansiedad, el temor o la ira. De cualquier manera, tu propósito es controlarla por medio de tu forma de respirar.

Para hacerlo, piensa que debes sacar una emoción negativa de tu cuerpo por medio de la respiración. Al principio, inhalas y agrupas esa emoción negativa con todo el aire que puedas. Después, sueltas el aire y con el aire va saliendo tu emoción negativa. Esfuérzate en sacar esa emoción, pero recuerda que al exhalar debes hacerlo de tal manera que la vela no se apague. ¡Saca toda esa energía negativa que está invadiendo tu cuerpo!

Tal vez te tome 5 o 10 segundos deshacerte de todo el aire, pero lo importante es no apagar la llama de la vela.

Inhala (comprime tus emociones negativas) y exhala (déjalas ir) sin apagar la vela.

Repite el ejercicio hasta que hayas sacado hasta la última partícula de esa emoción negativa. Una vez hayas terminado, apaga la vela suavemente y regresa a tu ritmo de respiración normal.

Si te diste la oportunidad de hacer el ejercicio, ¡no olvides dejarme un comentario contándome cómo te sentiste!

tu cambio es ahora

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top