Tu Cambio Es Ahora: Mejora tu autoestima

Muchas personas me contactan por medio del correo electrónico, los comentarios o el formulario de contacto para preguntarme qué pueden hacer para amarse a sí mismos y dejar de odiar quiénes son. Con seguridad podría decir que la autoestima es uno de los 3 temas que más me consultan. Aunque a algunos les resulte natural y sencillo, quererse a sí mismo puede ser complicado para algunas personas, especialmente cuando las cosas no van bien en algunos aspectos de sus vidas.

Así que en esta ocasión voy a tocar una de las dimensiones de la autoestima y te brindaré algunas estrategias para que comiences a mejorarla. Sin embargo, déjame aclararte que mejorar la autoestima no es cuestión de un par de lecturas, un vídeo motivacional y uno que otro ejercicio escrito. La verdad es que no existen caminos cortos ni atajos para aumentar la autoestima. Los trucos rápidos y sin esfuerzo son inútiles a largo plazo porque no lidian con el problema, puesto que no atacan las causas del mismo y tampoco permiten mejorar cada una de las manifestaciones de la baja autoestima. En otras palabras, te espera un trabajo que requiere esfuerzo, perseverancia, disciplina y paciencia.



Mejora tu autoestima: Aprende a aceptar quién eres


Los días agradables tienden a ser escasos si dentro de nosotros sentimos que algo no anda bien. Incluso, a pesar de que nada especialmente negativo esté ocurriendo, no nos sentimos satisfechos y tenemos la sensación de que nos hace falta algo. Nuestras relaciones no son particularmente enriquecedoras y nuestras experiencias dejan de ser energizantes y satisfactorias. Entonces deviene el aburrimiento, la desmotivación y la frustración. No nos sentimos vivos, nuestra energía decae, nuestros placeres se vuelven insignificantes.

Mejora tu autoestima sin trucos

Una de las causas de estas sensaciones tan desagradables es la incapacidad de aceptarnos tal como somos. Por un lado, negamos -de alguna forma- la persona que somos y por otro lado, nos evaluamos de manera negativa la mayor parte del tiempo.

1. Deja de negar la persona que eres


La mayoría de personas desearían ser un poco mejor de lo que son actualmente. De hecho, esta sensación es la que nos motiva a autorrealizarnos y querer alcanzar nuevas fronteras en nuestro desarrollo personal. Esto quiere decir que querer ser alguien mejor es normal y de hecho constituye un motivo para levantarnos cada día y dar lo mejor de nosotros.

Si quieres ser alguien mejor, si deseas eliminar algunos defectos tuyos, si piensas que no deberías tener algunas características o si crees que estarías mejor si algunos aspectos de tu personalidad no existieran, déjame decirte que ESTÁ BIEN. Nadie te obliga a aceptarte y quererte 100% todo el tiempo. De hecho, es SANO que puedas reconocer que tienes el potencial de mejorar, que existe una mejor versión de ti mismo que aún no se ha manifestado.

Consejos para mejorar y aumentar la autoestima

Sentirte mal porque no eres la persona que quieres ser es algo que te puede impulsar a convertirte en alguien mejor. Así que no te castigues a ti mismo por sentir que no eres suficiente o que no eres adecuado. Tienes todo el derecho a sentir plenamente eso. Tienes derecho a tener una baja autoestima. Nadie ni nada te puede exigir que te sientas de cierta manera.

Nadie te puede obligar a sentirte mejor y nadie te puede dictar cómo deberías sentirte en un momento dado. ¿Está claro?

Si te niegas la posibilidad de sentirte mal, creas una capa adicional de sentimientos negativos, lo que duplica el problema. Entonces ya no te sientes mal porque algo anda mal, sino que te sientes mal porque te sientes mal de que algo anda mal, y así sucesivamente.

Anuncios





Tampoco intentes hacer como si el problema no estuviera ahí. Reprimir, ocultar o ignorar nuestros sentimientos negativos es como querer apagar el despertador pero seguir durmiendo. En este caso, el despertador no estaría cumpliendo su función, que consiste en despertarnos y hacer que nos levantemos de la cama.

Como ya lo he expresado en momentos anteriores, las sensaciones, emociones y sentimientos negativos tienen una función tanto o más importante que su contraparte positiva. Esto quiere decir que hacen parte de nosotros, que las necesitamos y que sin ellas no podemos alcanzar el bienestar.

No te sientas avergonzado por tu baja autoestima, lo que sientes ahora no te define, no te determina ni te limita. Sentirse mal es sano y sin ello no podemos transformarnos. Todo el mundo se siente mal consigo mismo en algún punto de su vida. No olvides esto.


Sentirte mal por no ser lo suficientemente bueno es parte de ti, es normal, es beneficioso y es un derecho tuyo


Ahora bien, si tu baja autoestima te está generando dificultades en alguna de las áreas de tu vida, es momento de pasar a la acción. El primer paso es aceptar que tienes baja autoestima, sin condenarte a ti mismo, sin recriminarte ni reprocharte por eso. No lo veas como algo malo. Trata de verlo como un mensaje para ti. Un mensaje que te quiere decir que debes cambiar algo en ti.

Si en estos momentos eres alguien que tiene baja autoestima, no te preocupes en exceso. No es algo que vas a tener siempre. No te vas a sentir así por el resto de tu vida. La solución está en tus manos y comienza por aceptar que algo no anda bien, que deberías quererte un poco más, que la persona que más debes amar en el mundo es a ti mismo.

Tener baja autoestima no es el fin del mundo


En estos momentos tener baja autoestima hace parte de ti. No luches contra eso. Cerrar los ojos frente a esta realidad sólo engendra más sufrimiento y no te permitirá ver el problema en toda su extensión y profundidad para que puedas hacer algo al respecto. De ahí que sea tan importante que te aceptes a ti mismo en todo el sentido de la palabra.

Ponerte una venda en los ojos o mirar hacia otro lado no va a hacer que el problema desaparezca. Justo ahora lo que necesitas es prestar la mayor atención posible y concentrarte en esto lo mejor que puedas, en lugar de sumergirte en el estudio o el trabajo o distraerte con tus amigos, con planes o actividades que en fondo no te hacen sentir pleno.

No te niegues a ti mismo. Pensar o tratar de convencerte de que no tienes un problema que de verdad tienes no soluciona absolutamente nada. Acéptate tal y como eres en este instante. Rechazarte a ti mismo y flagelarte por eso no va a cambiarte mágicamente.

Aceptarte significa que estás de acuerdo con esta conclusión y que no vas a condicionar tu amor propio por ello. Tú no te puedes querer sólo en los momentos en los que te sientes bien. No es justo contigo. Sé que suena un poco contradictorio, pero no puedes dejar de quererte porque no te quieres. Tú eres una persona valiosa, importante, inteligente y capaz sin importar nada. No esperes a estar ciento por ciento satisfecho contigo mismo para comenzar a quererte. De eso se trata el amor incondicional, y si alguien que merece ese tipo de amor, eres tú mismo.

Acepta tu dificultad actual sin dejar de quererte por eso


Finalmente, no desees ser alguien más. Este es un anhelo vacío que te consume energía y que te desgasta. Tú eres quien eres en este momento y gastar tu tiempo pensando en lo genial que sería ser alguien diferente no va a cambiar tu realidad. Deja de soñar despierto.

No puedes comenzar a trabajar en ti mismo a partir de una imagen irreal de lo que eres. Sería como intentar plantar un árbol sobre un suelo quebradizo o poco firme. Tienes que ser consciente de tus características más personales y aceptar que eres así y no de otra forma, por más incómodo que sea reconocerlo. Aceptarte a ti mismo no significa conformarte ni resignarte. Aceptarte no significa pensar que está bien ser así o que no hay nada que puedas hacer.

Sólo cuando te aceptas como eres puedes comenzar a cambiar. Acepta quien eres, aquí y ahora.

Cuarta conclusión: La condición básica de la autoestima consiste en la autoaceptación y no existe otro punto de partida que sea sano para ti.


2. Deja de evaluarte negativamente

Nadie recuerda los defectos de Leonardo Da Vinci, Albert Einstein, Michael Jordan o Michael Phelps. Lo que hizo a estas personas tan grandes no fue la ausencia de defectos o la cercanía a la perfección, sino que se dedicaron a cultivarse en lo que hacían extremadamente bien. Las personas no trascienden por sus defectos sino por sus virtudes.

Si lo que hace que recordemos a las personas son las cosas buenas que hicieron, ¿por qué te enfocas tanto en tus defectos, en tus carencias, en tus debilidades? ¿Conoces a alguien que NO tenga fallas en su carácter?



Publicar un comentario Blogger

  1. He encontrado tu blog por casualidad y la verdad que me ha gustado. Yo quiero cambiar el rumbo de mi vida y no se por donde empezar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva por tu comentario. Me alegra mucho que hayas encontrado mi blog y que te haya gustado.

      Puedes empezar por aquí: http://tucambioesahora.blogspot.com/2016/04/respuesta-a-tus-consultas.html

      Eliminar
  2. Gracias por el contenido publicado en el blog.
    El desarrollo y crecimiento personal es esencial, hay que aprovechar informaciones como éstas!
    Aquí
    https://nutretuvidateam.com/2016/11/06/la-magia-de-la-motivacion/
    hay un post muy bueno sobre motivación!

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top