Control y manejo de las emociones

Las emociones negativas intensas suelen generar rechazo y aversión en nosotros. Al tener que lidiar con ellas, recurrimos a la evitación, la pasividad, el aislamiento, las conductas compulsivas, la distracción, las conductas impulsivas y el distanciamiento, entre otras estrategias inadecuadas de manejo emocional; a pesar de que sabemos que aplastar o ignorar nuestras emociones no sirve.

Querer enterrar esas sensaciones tan poco placenteras únicamente generan mayor sufrimiento, pero de alguna forma, tenemos la esperanza que NO aceptar las situaciones harán que éstas cambien. Nos convencemos de que no prestar atención a lo que sentimos nos hará sentir mejor después y por eso descuidamos nuestra dimensión emocional: Sólo prestamos atención cuando lo que sentimos es placentero.

En otras palabras, no aceptamos que sentirnos mal es parte de nuestra vida, que precisamente esas emociones negativas hacen de nuestro día a día una experiencia novedosa, rica e impredecible. Aunque sea difícil de reconocer, el malestar es necesario para los seres humanos, puesto que nos motiva y nos hace movernos y cambiar. Por el contrario, nuestra actitud suele ser quejamos por aquello que sucede y protestar internamente por nuestras desgracias:

Frases negativas


Reconociendo entonces que no podemos huir de nuestra emocionalidad, resulta necesario desarrollar habilidades para que no nos sobrepasen, para que nos hagan perder el control.

Si quieres aumentar tu habilidad para manejar tus emociones siempre debes comenzar con un cambio de actitud. Debes ver tu emocionalidad de una manera distinta, tienes que ser capaz de tomar una perspectiva diferente frente a lo que significa experimentar emociones positivas, negativas, intensas, imperceptibles, cortas, duraderas, complejas y simples. Tu cambio debe ser ahora, ya que no puedes esperar mágicamente a que te sientas diferente respecto a las mismas cosas.

Anuncios





"Si usted perdona cada momento -le permite que sea como es- no habrá acumulación de resentimiento que necesita ser perdonado más adelante en algún momento"
Eckhart Tolle. El poder del ahora.
"Si tú crees que sentirte mal o preocuparte lo suficiente cambiará un hecho pasado o futuro, quiere decir que resides en otro planeta con un diferente sistema de realidad"
Wayne Dyer. Tus zonas erróneas.

La aceptación radical

Usualmente, cuando nos sentimos tristes, frustrados o furibundos; nuestra primera reacción es alterarnos y tratar de buscar un culpable, ya sea una persona o una situación particular. Sin embargo, sabemos que esto no solucionará nuestra dificultad actual, nos predispondrá para reaccionar peor y seguramente aumentará significativamente nuestro malestar.

No importa a quien culpes.

No importa si descubres al mínimo detalle la causa de tu malestar.
No importa si identificas claramente el responsable de tu dolor.

El dolor, la adversidad, el malestar y la emoción negativa seguirán ahí.

De hecho, sumergirte en el pasado hará que tu sufrimiento se haga más complejo, intenso y difícil de manejar, ya que es posible que otras emociones comiencen a manifestarse también, pues fácilmente se crea una cadena de emociones negativas por asociación (es decir, una emoción trae a la mente un recuerdo doloroso, el que a su vez trae al presente la emoción sobre ese recuerdo, y así sucesivamente).

Lo que empieza con una emoción simple como el desánimo, puede acompañarse de culpa, vergüenza, ira y frustración. Después, pueden unirse otras emociones como la preocupación y la ansiedad. Al final, has convertido una emoción manejable en una maraña complicada y caótica de emociones negativas que requerirán que inviertas mucho más esfuerzo que el que hubieras invertido si hubieras manejado tu emoción inicial.

Las emociones pueden ayudarnos a enfocarnos y sirven para alertarnos sobre lo que nos desagrada, lo que nos gusta o a lo que debemos prestarle más atención. Pero también las emociones nos pueden distraer y nos pueden impedir ver algunas cosas de una manera más clara o completa. De ahí que existan expresiones como "cegado por la ira". Al dejar que ciertas emociones tomen el mando, pierdes de vista algunos detalles y tu perspectiva de la situación puede distorsionarse.

Al juzgar repetidamente una situación por lo injusta que es (o que parece), criticar constantemente a los demás o a ti mismo, molestarte por una situación imprevista o pensar compulsivamente que lo que sucedió nunca debió haber pasado, estás gastando energía emocional, mental y física en un camino sin salida, estás perdiendo de vista lo importante, estás fuera de lugar, estás yéndote por las ramas. Eckhart Tolle afirma que existen dos niveles de sufrimiento: el sufrimiento que creas ahora y el sufrimiento del pasado que permites que siga viviendo en tu mente y tu cuerpo. Esto significa que regresar emocionalmente al pasado duplica tu perturbación.



Si gastas tu tiempo condenando el pasado, negándolo, luchando contra él, no vas a hacer que la ira o la decepción cambien. Estás agregando más dificultades a tu estado actual, estás perdiendo tiempo y estás desperdiciando tus fuerzas. Te estás concentrando en algo inmodificable, por lo cual nada mejorará. Estas acumulando más dolor, estás fortaleciendo y alimentando un campo de energía negativa que ocupa tu mente y tu cuerpo y te paraliza.

Es aquí cuando puedes reconocer que tienes otra opción, una opción que puede reducir significativamente el dolor. Una opción que te evitará sufrimiento innecesario.

En este sentido, la decisión es tuya, puedes ver las cosas de manera diferente. Por eso, te propongo cultivar una nueva actitud, conocida como "Aceptación Radical". La aceptación radical es un concepto desarrollado por Marsha Linehan en el marco de la terapia dialéctica comportamental y consiste básicamente en aceptar lo que sucede sin crear resistencias mentales o emocionales innecesarias. La aceptación radical significa verte a ti mismo y lo que vives a cada momento tal como son las cosas, sin desear que sea distinto, sin involucrar emociones innecesarias y sin juzgar la situación actual.

La opción que tienes a tu disposición es aceptar tu situación actual, no resistirte sino hacerte consciente de ella, recibirla con toda la atención posible, sin juzgar los eventos que acaban de ocurrir y sin criticar o culpar a nada ni a nadie, especialmente, a ti mismo. Sobre todo, trata de reconocer que tu situación presente existe debido a una larga cadena de situaciones que empezaron hace mucho y que no se pueden negar.

Ten en cuenta que la aceptación radical no implica resignarse, estar de acuerdo con lo que sucedió, rendirse ante lo que pasa en nuestras vidas, sumergirte en las emociones negativas y no hacer nada por manejarlas, asumir la posición de víctima, o condonar y excusar a las personas involucradas. Lo que significa es que YA NO estás tratando de cambiar lo que sucedió al molestarte o culpar la situación.

La aceptación radical te permite concentrar tu atención en lo que puedes hacer ahora, te permite pensar con claridad y encontrar una manera más adecuada de manejar tu sufrimiento.

Frases para practicar la aceptación radical


Con el fin de hacer de la aceptación radical un hábito en tu vida, es importante comenzar a implementarla por medio de una estrategia rápida, simple y efectiva que te recuerde practicar la aceptación radical de tus emociones. Seguidamente encontrarás unos ejemplos que puedes usar. Copia los que estés dispuesto a usar, escríbelos en algo que puedas llevar en todo momento (en tu billetera, en tu celular o en tu agenda personal).

Cómo ser más positivo


PARA HACER

1. Busca una noticia controversial (en el periódico, la televisión o internet) y trata de aplicar la aceptación radical. No juzgues lo que está reportado.
2. La próxima vez que estés atascado en el tráfico, usa la aceptación radical y espera sin juzgar lo que está pasando.
3. Busca en la internet la opinión de alguien sobre un tema importante para ti, sobre la que estés completamente en desacuerdo. Por ejemplo, los comentarios negativos sobre tu película o libro favorito. Evita criticar lo que esa persona está diciendo.
4. Recuerda un evento de tu vida de hace muchos años y trata de revivirlo sin juzgarlo, alejarlo o controlarlo. Procura que sea un evento que no te genere demasiado estrés o malestar.

FUENTES

Adaptado de:

McKay, Matthew, Wood, Jeffrey, y Brantley, Jeffrey. (2007). The Dialectical Behavior Therapy Skills Workbook. Practical DBT Exercises for Learning Mindfulness, Interpersonal Effectiveness, Emotion Regulation, and Distress Tolerance. Oakland, Estados Unidos: New Harbinger Publications.

REFERENCIAS

Brach, Tara. (2014). Radical Acceptance: Embracing Your Life With the Heart of a Buddha. New York, United States of America: Bantam Books
Dyer, Wayne (1976). Your Erroneous Zones. New York, United States of America: Funk & Wagnalls
Linehan, Marsha. (1993) Cognitive-Behavioral Treatment of Borderline Personality Disorder. New York, United States of America: Guilford Publications.
Tolle, Eckhart. (1997). The Power Of Now: A Guide to Spiritual Enlightenment. Canada: Namaste Publishing.

Tu cambio es ahora


Publicar un comentario Blogger

  1. no aceptarte tal como eres solo te desmotiva, simepre hay que mantener una automotivacion para poder hacer las cosas con mas productividad

    ResponderEliminar

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si no te ha gustado el contenido, o piensas que podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de los comentarios.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

 
Top